Páginas vistas en total

Energía nuclear provocaría menos muertes que los combustibles fósiles


La energía nuclear le debe gran parte de su mala fama a la carrera armamentista y a los accidentes. Desde la literatura, hasta el cine, hablar de centrales nucleares automáticamente (e irremediablemente) remite a radiación mortal, mutaciones y otros aspectos negativos que los accidentes nucleares ocurridos en años pasados han contribuido a alimentar.

Luego del desastre nuclear en Fukushima en 2011, el rechazo a este tipo de energía ha ido en aumento en todo el mundo. Sin embargo, los investigadores James E. Hansen y Pushker A. Karecha, se propusieron comprobar las ventajas de la energía nuclear sobre los combustibles fósiles que comúnmente se utilizan.

El par de científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de Nueva York, vinculado a la Agencia estadounidense del Espacio y la Aeronáutica (NASA por sus siglas en inglés), se enfocaron particularmente en términos de reducción de la contaminación del aire y de emisiones de gases de efecto invernadero.

El estudio publicado en el número más reciente de Environmental Science & Technology concluye que la utilización de la energía nuclear ha evitado 1.8 millones de muertes en el mundo por contaminación del aire y podría salvar 7 millones de vidas más en las próximas décadas.

De acuerdo con la investigación, la energía nuclear evita la emisión a la atmósfera de grandes cantidades de gases de efecto invernadero, (...)
teniendo un impacto positivo sobre el calentamiento global.

El estudio afirma que se encontraron pocos datos sobre el número de muertes producidas directa o indirectamente ya fuera por combustibles fósiles o energía nuclear, a excepción de 2007.

Dichos datos, combinados con los históricos de generación de energía, permitieron deducir que entre 1971 y 2009 se habrían producido 1.8 millones de muertes más si sólo se hubieran empleado combustibles fósiles en lugar de energía nuclear.

Basados en ello, los investigadores calcularon el total de muertes que pueden prevenirse utilizando la energía nuclear durante las cuatro décadas siguientes.

De acuerdo con la investigación, si a partir de ahora, hasta 2050, en lugar de energía nuclear se utilizara gas natural, se producirían 420 mil decesos más. Por otra parte, el número aumentaría a siete millones si la energía utilizada fuera carbón.

Así mismo, sustituir la energía nuclear por gas natural o carbón provocaría la liberación de entre 80 y 240 gigatoneladas de carbono en la atmósfera en los próximos 37 años; eso sin contar los riesgos ambientales que esto provocaría, afirman los autores, quienes confían que los resultados de este estudio puedan persuadir a los políticos a la hora de considerar la energía nuclear como una alternativa segura para la humanidad.