Páginas vistas en total

Eva Perón: Fragmento de la historia de Argentina



Eva Peròn nació el 7 de Mayo de 1919 en la población de Los Toldos (Provincia de Buenos Aires-Argentina), y murió en la Ciudad de Buenos Aires el 26 de julio de 1952.
Evita, hija ilegítima de una cocinera, se convirtió en la amante del coronel Perón cuando era adolescente, siendo cantante y actriz radiofónica y cuando en 1945 aquél fue detenido, ella movilizó a los sindicatos para que lo liberaran. Participó (ese año y el siguiente) en la campaña presidencial de su marido.
Cuando, un año más tarde, accedió a la presidencia, ella se convirtió en una poderosa líder a su lado, pesar de que nunca tuvo un puesto oficial en el gobierno, Evita actuó de facto como Ministro de Salud y Trabajo. Luego de eliminar los subsidios a la tradicional Sociedad de Beneficencia, ganándose gran cantidad de enemigos en la elite tradicional, la reemplazó con la Fundación Eva Perón, la cual fue sostenida por "voluntarios" y contribuciones más aportes de la lotería nacional y otros fondos. Estos recursos fueron utilizados para establecer cientos de hospitales, escuelas, orfanatos, casas para personas de la tercera edad y otras instituciones de caridad.
Evita fue gran responsable del voto femenino y formó el Partido Feminista Peronista en 1949, En 1951, a pesar de padecer de cáncer, fue nominada para la vicepresidencia, pero el ejército la forzó a renunciar a tal candidatura. Esto fue un punto que marcó su declive político, Aunque su vida fue corta, impulsó toda una serie de transformaciones sociales. Cuando Eva Perón falleció a los 33 años, en la radio se anunció:"¡Nuestra líder espiritual ha muerto!". Paladín de los "descamisados" de Argentina, superó en popularidad a su marido, el presidente Juan Domingo Perón.
Fragmento de una carta anónima sobre Eva Perón
“...Sobre lo que me cuentas de Eva Perón, te puedo decir que es un fragmento de la historia argentina que tiene muchas lecturas, que Eva hizo cosas buenas y cosas malas, pero que es muy difícil descubrir los entresijos de todo aquella dictadura (a veces revolución) sin entender el motor que movía a Eva y ese motor es sin duda el profundo amor que sentía por su marido y quizás éste se aprovechó pues le venía muy bien todo lo que ella hacía y decía. Y se hicieron cosas buenas como muchas escuelas, hospitales, ayudas a los ancianos, a los niños, a las mujeres solteras, el voto femenino, la nacionalización de ciertas empresas como los ferrocarriles de los que sólo chupaban los ingleses y más cosas”. (NRivas)