Páginas vistas en total

El último enfrentamiento entre Marine y Marion Le Pen


Elecciones en Francia
Guerra abierta en el Frente Nacional
La líder de la extrema derecha francesa ha tildado a su sobrina de «joven e inexperta». Ella, molesta, ha calificado la actitud de su tía de «repugnante y despreciable»
Tomado de ABC – España


Marine y Mariones Le Pen en el palacio Nacional de Los Inválidos, en París 

REUTERSJUAN PEDRO QUIÑONERO Corresponsal En París

A días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, la tensión crece en la cúpula de la extrema derecha francesa: los enfrentamientos verbales entre la líder del Frente Nacional (FN) y candidata a la presidencia de la República, Marine Le Pen, y su sobrina Marion son cada vez más frecuentes.

Marine Le Pen, de 48 años, continúa cotizándose como ganadora de la primera vuelta, que se celebrará el domingo 23 de abril. La candidata presidencial ha reprochado a su sobrina y rival su «inexperiencia» y su «rigidez» en el terreno político, por lo que considera «impensable hacerla ministra».
Marion Maréchal-Le Pen, de 27 años, es diputada y se ha convertido en la figura ascendente de la extrema derecha. Además, es la nieta preferida de Jean-Marie Le Pen, siempre dispuesto a lanzar frases asesinas contra los dirigentes homosexuales del FN, formación que fundó en 1972 y que presidió hasta 2011. Marion ha respondido a las reservas de su tía calificando su actitud de «dégueulasse». La traducción oficial de «dégueulasse» es «repugnante», «asqueroso (a)», «despreciable», «guarro (a)», «miserable».
La batalla estalló cuando Marion anunció que su tía modificaría el sistema nacional de pensiones. Marine reaccionó con cierto desprecio: «Bueno, mi sobrina es joven e inexperta, un poco rígida para ser ministra de nada». Célebre por sus ataques de cólera jupiterina, Marion le respondió sacando la navaja verbal: «Ser ministra no me interesa nada. Pero inexperta… ¡hago bien mi trabajo!». Fue entonces cuando definió la actitud de Marine como «repugnante». Se trata del, siempre penúltimo, hecho que revela las tensiones que hay dentro de la familia Le Pen.
El origen de las disputas
Las hostilidades comenzaron cuando Marine Le Pen expulsó a su padre de la jerarquía operacional del FN, para gran irritación del patriarca fundador, que respondió diciendo que el partido de la extrema derecha gala se había convertido en un club «gay friendly». Aludía a los dirigentes homosexuales que su hija ha instalado en la cúspide del aparato ultraderechista. A la disputa entre Jean-Marie y su hija siguieron las tensiones entre Marine y su sobrina Marion, apoyada por el abuelo.
Mientras Marine Le Pen defiende una Francia convertida en búnker político y económico, Marion aboga por un modelo más liberal en lo económico y más duro, si cabe, en lo social y lo cultural.
A lo largo de la campaña presidencial, las Le Pen han logrado no coincidir nunca en ningún mitin. Cada una, de momento, hace la guerra por su cuenta.