Páginas vistas en total

Innovación y ciencia para romper las barreras del autismo

La concienciación sobre el autismo es cada vez más evidente, pero debe ser aún mayor. La innovación y la tecnología pueden ser fundamentales


hl En estos días se cumplen dos años desde que nos asomamos a esta ventana que nos abrieron los compañeros de eldiario.es/Andalucía. Dos años desde que, un 2 de abril de 2014, inauguramos este blog coincidiendo con el Día Mundial de Concienciación del Autismo. Desde entonces hemos tenidos oportunidad de contar multitud de noticias en positivo sobre salud, investigación, cultura, medio ambiente, emprendimiento y turismo por mencionar algunos temas. También desde entonces hemos tenido oportunidad de conocer varias historias de luz más sobre autismo, siendo sinónimo, por qué no decirlo, de que seguimos en pie y atentos a los avances en torno a este y otros temas. (...)


El autismo tiene un origen neurobiológico que afecta al comportamiento de la persona que lo padece y que se presenta de manera diferente en cada una de ellas. Forma parte de los que se conoce como trastorno del espectro autista (TEA), que, según estimaciones de la Confederación Autismo España, afecta a 450.000 personas en nuestro país. En la actualidad no se conocen la causa de la aparición del autismo, sin embargo sí se sabe de la fuerte implicación genética. Y en torno a la genética gira el trabajo de un grupo de científicos del IMIBIC que trabaja con gusanos para entender el autismo.

El autismo, por el momento, no tiene ‘cura’, pero existen múltiples factores que influyen en el desarrollo de quien lo presente y en su calidad de vida. Uno de esos factores es la necesidad de un diagnóstico precoz para que quien lo padezca reciba una atención temprana. Y esto es lo que persigue una investigación de la Universidad de Granada en torno a la actividad cerebral de los bebés con el objetivo de poder predecir precozmente trastornos como el autismo.
Igualmente, la educación y la estimulación individual y social son fundamentales para el desarrollo del niño o niña que lo padece. Y la innovación tecnológica tiene un papel importante en el aprendizaje. Un ejemplo es el robot diseñado por un ingeniero andaluz y pensado para apoyar el trabajo de los profesionales con niños con autismo mediante la programación de ejercicios que el usuario y la familia pueden hacer en casa como complemento.

Las iniciativas en torno al autismo no solo van dirigidas a las personas que lo padecen. El trastorno también influyen en la familia y para ella va dirigida Míranos, un portal web pensado para facilitar la comunicación entre padres, profesores y terapeutas del niño con autismo. De esta forma, pueden compartir material educativo y plantear diferentes dudas y cuestiones.
La concienciación sobre el autismo y sobre la necesidad de facilitar el desarrollo de quienes lo padecen es cada vez más evidente, pero debe ser aún mayor. Y queda claro que la investigación y la tecnología pueden tener un papel fundamental.