Páginas vistas en total

La Universidad está cercada por el gobierno y la inseguridad

-->

La inseguridad y el gobierno nacional mantienen cercada a la Universidad venezolana, así lo señaló el dirigente político Gustavo Hernández  Salazar, quien es coordinador nacional adjunto de Alternativa 1. El dirigente explicó que "hay una prédica constante del Gobierno dirigida a desprestigiar y asfixiar a las universidades autónomas a través de recortes presupuestarios y ahora, para colmo, le quitan la posibilidad de otorgar cupos a los estudiantes". Detalló que hay casos "aberrantes" en los que alumnos con promedio de 19 o 20 que no acceden a las universidades, por los criterios de ingreso que pretende aplicar el Gobierno.(...)
Para Hernández, un Gobierno "que se dice de izquierda debería pensar mejor lo que hace con las universidades porque todo esto representa una vuelta al stalinismo". A su juicio, el chavismo está volviendo a colocar a las ideas de  izquierda en una situación muy incómoda porque hace cosas que son "absolutamente indefendibles". Recordó que la universidad es el centro del gran debate científico y cultural del país, pero lamentó que actualmente todo esto se encuentre muy disminuido.
Por otro lado, denunció que el hampa se ha apoderado de las aulas y que en la Universidad de Carabobo hasta los aires acondicionados de los laboratorios se los han robado y que los estudiantes de odontología son las principales víctimas debido a los costosos equipos y productos con los que estudian.
El ex diputado al Parlamento Latinoamericano también informó que en un foro realizado recientemente en Valencia, promovido por A1, un conjunto de personalidades de la ciudad acordó dirigirse a la rectora de la Universidad de Carabobo para solicitarle la creación de una cátedra universitaria sobre el Esequibo. Gustavo Hernández ratificó la necesidad de “construir consensos para recuperar el territorio Esequibo que es parte de la nación venezolana”. A su juicio, con este gobierno ha habido una enorme inacción en este tema, pero la población venezolana ha tomado una actitud más consciente sobre el reclamo.