Páginas vistas en total

Breves del Gobierno


Luis Fuenmayor Toro

·    El presidente Maduro declaró que el Gobierno no procedería a la venta de CITGO, sino muy por el contrario pasaría a repotenciarla. A esto último no hay que hacerle ningún caso, lo primero afirmado es lo importante. Como desde hace muchísimo tiempo, incluso durante las presidencias del “faro”, había claramente dos tendencias en el Gobierno, una opuesta a la venta, en principio integrada por los grupos menos entregados al capital extranjero, y otra favorable a la misma, a la cual le da urticaria saber que una empresa venezolana es capaz de refinar petróleo, pues preferiría que ni una gota de petróleo pueda ser transformada por los venezolanos, ya que nuestro destino manifiesto es vender sólo petróleo crudo. Se impuso el grupo que también se ha entregado, pero un poco menos y con cierto rubor en el rostro. Por otra parte, la declaración significaría adicionalmente que Maduro está seguro de que CITGO no será embargada en el mediano plazo.   (...)
·    Durante su estancia en EEUU, Maduro visitó el Bronx para seguir fielmente los pasos de su padre el “faro”, quien hace muchos años se preocupó tanto por los estadounidenses pobres, que les subsidió el petróleo que utilizaban en calefacción. En la reunión con grupos sociales del Bronx nuestro Presidente criticó al presidente Obama, atacó al capitalismo y se defendió de los editoriales del Washington Post y del York Time, que lo presentaron como un ignorante. Estoy de acuerdo con todas estas declaraciones, no es hacia allá donde va mi cuestionamiento. ¿Se habrá dado cuenta Maduro, el Gobierno en general y el resto de los venezolanos, que el imperialismo estadounidense le dio a nuestro Presidente todas estas facilidades para que actuara en su territorio con total libertad? ¿Le permitiría el gobierno de Maduro una actividad similar a Obama o a otro jefe de Estado en nuestro territorio? ¿O los acusaría de estar interfiriendo en nuestros asuntos internos?
·    El gobierno dio casa por cárcel a Simonovis, lo cual no es en absoluto liberación ni condonación de la pena a que está sometido. Hay algunos “revolucionaros” que consideran la decisión judicial como una traición a la patria, a los muertos del 11 y 12 de abril de 2002 y a la revolución mundial. Sin embargo, el caso ni siquiera es como el del “faro que iluminaba el destino de la Humanidad”, quien sólo estuvo 2 años preso a pesar de que en el golpe de Estado que lideró el de 4 de febrero de 1992, también se produjeron muertos, heridos y daños materiales. De esto no hablan. Chávez tenía derecho a dar el golpe y punto. Aquellos muertos no importan, ni los heridos, pues su objetivo era muy “noble” y “sublime”, independientemente de que los supuestos objetivos, que de paso nunca se concieron, tampoco se hayan cumplido y hoy estemos igual o peor que hace 15 años.