Páginas vistas en total

Exámenes...GENIALES????

Te sientas en la silla y el profesor empieza a repartir los exámenes. Un sudor gélido recorre todo tu cuerpo cuando lees las preguntas y te das cuenta de que no tienes ni idea de qué ni cómo responder.

Automáticamente tu cerebro empieza a discurrir todo tipo de planes de escape: dejar la pregunta o el examen en blanco, hablar de algo que esté remotamente relacionado y que sí conozcas, inventarte la respuesta por si suena el timbre… O dar rienda suelta a tu imaginación y sacar al troll que llevas dentro para dar una respuesta ingeniosa a la par que divertida, que de eso sí sabes mucho.
Una de dos, o te llevas un cero (lo más probable; total, te lo vas a llevar de igual manera) o consigues rascar algunas décimas aunque solo sea por haber hecho que el profesor pase un buen rato leyendo tu valiente e ingenioso examen. 
Y, quién sabe, con un poco de suerte, puede que tu examen pase formar parte de las tronchantes antologías de disparates académicos que los profesores van recopilando a lo largo de sus carreras no exentas de grandes momentos en los que se llevan las manos a la cabeza.