Páginas vistas en total

LA ISABELICA EN UNA CAMIONETICA



(I parte)
por:Jesús Francisco Gómez.                                                                
La angustia recorre las avenidas y calles  de La Isabelica sin que nadie se atreva a hablar. El miedo es visible en las caras alargadas de  los transeúntes que bajan y suben de las camioneticas abarrotadas de pasajeros y dentro de ella, el silencio se siente como tumbas abandonadas. Es una paranoia total ante la inseguridad: “Todos sospechan de todos” _ ¿Quiénes serán los asaltantes en esta ocasión?_. Sólo, de vez en cuando y con sobresalto, interrumpidas por charleros que irrumpen inesperadamente en el interior de ellas, algunos, bajo amenazas, exigiendo dinero, y otros, ofreciendo sus mercancías vencidas poniendo en riesgo la salud de quien lo adquieran y consuma _¡Si hubiese empleo no ocurriera esto!_ .
Mientras tanto, la buseta sigue el  sube y baja, de parada en parada, sorteando huecos, aguas blancas y negras que la desidia e irresponsabilidad de los entes gubernamentales no han podido solucionar. A la altura del Ateneo, a través de la ventanilla, se ven aceras deterioradas en un charco de negras aguas adornadas de una montaña de basura y moscas y un poco más allá, sobre ellas, una cola de personas que con cartones encima de sus cabezas, guareciéndose de un sol inclemente de media mañana, luchan por llegar a un camión de PEDEVAL, el gobierno juega con la necesidad del pueblo para someterlo con el hambre _ Las expropiaciones acabaron con la agroindustria nacional, los campos son solo “camposolos”; casi todos los alimentos son traídos del exterior dándole empleos a obreros y campesinos de otros países_.
La  vida en La Isabelica parece, lamentablemente,  acostumbrarse a la situación política y económica que vive el resto del  país y eso es preocupante; Un pueblo no puede permanecer sumiso, debe ser crítico ante el gobierno.
La camionetica continúa su trayecto por La Isabelica al igual que  nuestra Venezuela, sin saber quién será el próximo pasajero en abordarla y la sorpresa que éste traiga consigo.
JFGLRB/chuitoelderosa.