Páginas vistas en total

Se impone analizar estos tres lustros


Luis Fuenmayor Toro
Es más que lamentable, es indignante, que luego de 14 años de gobierno “revolucionario”, el “triunfo” del candidato oficial haya sido por menos del 2 por ciento de ventaja sobre el candidato opositor. Y no vale la excusa de que ya no se cuenta con el líder máximo; les recuerdo, aunque esto le disgusta a los compatriotas del Gobierno y, en especial, a muchos de quienes han sido mis camaradas, que los resultados del 7 de octubre, aunque presentados como una gran victoria, mostraron un descenso grande de la diferencia entre la votación de Chávez y la de la oposición, con respecto a las presidenciales del año 2006. De tal manera, que la reducción del apoyo popular al gobierno chavecista se produjo en vida y gobierno de Chávez y lo que ha hecho es continuar sin que nadie sea capaz de detenerlo.
Fueron muchas las esperanzas puestas en Hugo Chávez desde el 4 de febrero de 1992, cuando para muchos era claro que más temprano (...)
que tarde asumiría la Presidencia de Venezuela. A su lado trabajamos desde que se encontraba detenido en Yare y durante varios años, en un intento infructuoso de darle contenido al llamado “Proyecto Nacional Simón Bolívar”. Fueron muchas las reuniones quincenales con Chávez, realizadas con Guillermo García Ponce, Camilo Arcaya, Federico Villanueva, Josefina Baldó, Luis Marcano, Tirso Pinto, varios otros de asistencia discontinua y conmigo. Fueron varios también los encuentros con el ex-Presidente y uno de sus grupos de trabajo, donde conocimos al coronel Dávila, al capitán Aguilarte, al teniente Isea; en uno que otro momento con la presencia de Luis Miquilena y algunos otros.
Las dificultades para estructurar un programa de rescate de la patria siempre estuvieron presentes, sobre todo en los aspectos estratégicos fundamentales: Economía rentista basada en la venta de materia prima (combustible fósil), desarrollo de la industria petroquímica y de químicos orgánicos y de aquellas industrias requeridas por éstas, fuerte inversión financiera en ciencias y tecnología con formación de investigadores e impulso decidido de la educación formal, para tener venezolanos formados para la realización de empleo de alto nivel, bien remunerado y permanente. Estos aspectos eran subestimados ante propuestas electorales intangibles como la de democracia participativa y protagónica, negada luego sistemáticamente por una gestión centralizada, de decisiones de un solo hombre que ordenaba más que convencía.
Es la hora de hacer el análisis político y económico de la gestión de Hugo Chávez; catorce años son más que suficientes para exigirlo. Realizaciones concretas: obras de infraestructura, construcción de ciudades, inversiones, nivel educativo alcanzado, investigaciones originales realizadas, número de investigadores formados existente, estado de los servicios, industrialización, agroproducción, deuda externa e interna, déficit fiscal, importaciones, reservas internacionales, estabilidad monetaria, uso de los milmillonarios ingresos habidos. Discutir si haber gobernado sectariamente para el 40 por ciento de la población influyó en la pírrica victoria obtenida en las elecciones recientes.