Páginas vistas en total

CHAVISMO KITSCH vs. CHAVISMO VINTAGE




Patética fue la cara de susto cuando el presidente comandante rebautizado luego “supremo”, Hugo Chávez, le entregaba la corona a Nicolás.

En 100 días de SU GOBIERNO, hemos visto en perspectiva (y con gran angular, además) lo que nos espera en el supuesto de ganar “el hijo predilecto”, la presidencia de nuestra cada día más maltrecha Venezuela.

En esta recientemente finalizada campaña, Nicolás se vió entrampado no sólo por sus deficiencias, que son muchas, sino por la falta de claridad meridiana que denota la dirección de muchos, en un coro a demasiadas voces.  Para decirlo mas clarito: su campaña resultó un pasticho.

Entre muchas otras cosas, el soso candidato no pudo referirse a la solución de los poblemas del país porque enseguida ofendía al difunto presidente; tampoco pudo evitar que sus seguidores hicieran comparaciones, Nicolás entonces no fue legítimo, no se encontró a sí mismo y terminó siendo una verdadera “pesadilla” en escena.

Para salir de este atolladero, buscándo y buscando, el candidato del gobierno encontró al “pajarito”; inocente ser con el que pretendió cubrir sus incongruencias, su ignorancia, su sinsabor y hasta su cansón y molesto “subibaja” tono de voz... una vainita, pues.

Si Nicolás ganara estas elecciones, muchos y muy duros (...)
son los problemas a lo interno que tendrá que torear, por ejemplo:  repartirá maduro el cambur, o el cambur, maduro? es decir, tendrán cabida los llamados “enchufados” y sus correspondientes tribus en puestos de poder?  Podrá colocar las piezas Nicolas en SU PROPIO gobierno?  Será el gobierno SUYO, PROPIO, DE ÉL?  Otra interrogante dentro de la cueva es… vivirá el chavismo sin el comandante supremo?

Definitivamente, el chavismo tiene y debe oxigenarse, reinventarse pero para ello necesariamente tendría que pasar por la fase de lo que se me ha dado por llamar el “chavismo vintage” que no es otra cosa que la inyección de gente nueva, con ideas frescas, actuales!  inspirado en los clásicos, eso sí cual objeto de culto, icono, (un estilo retro, pues) y con un ingrediente fundamental: la representación en un supuesto nuevo gobierno de toooodaaaass las tribus de los “enchufados” (impensable aquí la cabida de los hipertarifados partidos aliados, no caben).

Bien recuerdo el grito de UNIDAD UNIDAD UNIDAD, LEALTAD LEALTAD, que incansable hizo el presidente Hugo Chávez en sus penúltimos días…El sabía bien el por qué y nosotros todos, también.  El chavismo vintage garantiza la unidad y la lealtad. Y es que no es secreto para nadie que el chavismo está sin camino y más resquebrajado que nunca y que para colmo, no hay voluntad ninguna para modificarlo en su estructura… la actual es la época del “chavismo kitsch” o sea, del término yidis etwas verkitschen. … una copia inferior de un estilo:  un sombrero “de paja” haciendo juego con la región y el pañuelo al cuello…. el toque de tambora y el: famiiiiiliiiaaa!... los besos manchados y la boda trasnochada, las declaraciones del jefe del comando Sur de EEUU, el Don Maradona  cerrando la campaña, Santos (el colombiano) haciéndo favores…y pare, pare, pare, usted de contar!

Nada fácil lo tiene el actual presidente hasta ahora con E entre parentesis con las entrañas de su partido y de su (supuesto aún) futuro gobierno.

Podrá el silbón con tremenda tarea interna? Habrá BOLUNTAD adentro para el reciclaje?  silva, silva pajaritooooo … 

María Gallegos