Páginas vistas en total

PORTUGAL: CIENTOS DE MILES DE PORTUGUESES PIDEN LA DIMISIÓN DEL GOBIERNO



A las seis y media de la tarde, en punto, toda la plaza de Comercio de Lisboa cantaba, al unísono, la canción 'Grândola Vila Morena', la contraseña de la Revolucion de los Claveles que se ha convertido en el himno de esta nueva revolución contra la crisis, la austeridad y la troika. La imagen se repetía en otras 40 ciudades de Portugal y del mundo, porque los portugueses también protestaron en varias ciudades europeas.
Según el movimiento 'Que se lixe a troika' ('Que se fastidie la troika'), que organizó esta manifestación, la participación ha sido superior que la del pasado 15 de septiembre, y según sus cálculos, en torno a un millón y medio de personas salieron a las calles este sábado para exigir la dimisión del gobierno de Pedro Passos Coelho y la salida de la troika de Portugal, cuyos representantes están estos días en Lisboa para la séptima evaluación del programa de ayuda externa de 78.000 millones de euros.

De Passos Coelho a Ali-Babá
"El FMI no manda en el país", corearon los portugueses, "hartos de las exigencias de más austeridad que cada vez nos empobrecen más", (...)
gritaba uno de los portavoces del movimiento desde el escenario montado en la Plaza de Comercio de Lisboa, donde no pararon de llegar portugueses. En concreto, el tema principal de esta séptima evaluación es el recorte permanente de 4.000 millones de euros del gasto público. De momento, el gobierno no ha avanzado con ninguna medida concreta, algo que se espera durante la próxima semana, cuando concluya la visita de los miembros de la troika.
"El gobierno ha sido dimitido", dijo uno de los portavoces del movimiento minutos antes de que se cantara Grândola Vila Morena, cuando leyeron el comunicado con el que el pueblo ha realizado una "moción de censura popular" al gobierno de Passos Coelho. Entre otras cosas, el comunicado decía que "en democracia, el pueblo es quien más ordena", lema de esta manifestación. Este sábado, con su participación en la manifestación, el pueblo "ha demostrado una clara voluntad de ruptura con las políticas impuestas por la troika y llevadas a cabo por este gobierno. Por eso, dos de las palabras más escuchadas fueron "dimisión" y "basta".
"Queremos elecciones ya", decía la pancarta que llevaba Nuno Gonçalo, informático de 40 años, en el paro desde hace uno. "Estamos hartos de este gobierno, ha mentido, ha hecho todo al revés de lo que prometió en las elecciones y ya ha perdido el apoyo del pueblo, ya nadie cree en ellos porque son unos mentirosos", afirmó a ELMUNDO.es Nuno, que pondera tener que emigrar si en breve no encuentra trabajo en Portugal. El año pasado abandonaron el país más de 130.000 portugueses y se prevé que este año la cifra sea superior. El paro, según las últimas estadísticas de Eurostat alcanzó el 17,6% en enero y la recesión prevista para este año es del 2%.
Además de "gatunos" ('chorizos', en español), los portugueses también llamaron "mentirosos" a sus políticos, no solo a los miembros del gobierno, sino a los que "durante más de 30 años de democracia no nos han dejado de robar", afirmó Carla Antunes, empleada en un supermercado, que llevaba un cartel que decía: "Es mejor votar a Ali-Babá, al menos así sabrás que solo serán 40 ladrones".