Páginas vistas en total

GESTIÓN DEL CAMBIO


Lic. María Luisa Caseiro

Cómo elegir la mejor estrategia para afrontar un proyecto? 

Yo no tengo la respuesta, pero creo que sí me acerco a un modelo sencillo, práctico ampliamente probado y exitoso. Experiencias y cifras nos indican, que no son suficientes: recursos, motivaciones, deseos, habilidades y destrezas. Múltiples experiencias frustrantes, dan constancia de ello.

La estrategia es la forma en la que decidimos llegar a un objetivo y probablemente el problema en su aplicación, resida en que los métodos usados, nos proporcionan sólo la visión mecánica del proceso. Con esto quiero decir, que no debemos perder de vista ningún elemento de la cadena, donde uno de ellos y tal vez el más crítico en el éxito o fracaso de un proyecto, es la resistencia al cambio.

Algunos especialistas coincidimos en que los pasos fundamentales para afrontar un proyecto incluyen; el conocimiento, comprensión y definición, la creación y la aceptación. En general, las personas desfilamos por estos pasos para que cada cambio importante siga un plan exitoso. Sin embargo, no todos los cambios individuales, colectivos o de negocio requieren estos pasos.

Si no sabes que quieres ser un mejor profesional o persona, ganar mercado (...)
o posicionar un producto o incorporar un nuevo sistema para mejorar un área, ¿cómo vas a precisar cómo lograrlo?. Sin objetivo no hay estrategia. Define primero el objetivo.

Pon en claro tus ideas a través de la investigación. Conoce de cuánto dinero dispones, cuánto tiempo le puedes dedicar a hacer un seguimiento a tus proyectos, cuál es el medio o lugar más adecuado para ejecutarlos, etc. Este proceso puede durar horas, semanas o meses, todo dependerá de lo importante que
sea el proyecto que tienes en mente y de su complejidad.

Conoces los recursos con los que cuentas?. Es primordial saber cuál será nuestro aporte y el de nuestros colaboradores al proyecto. Una estrategia hecha a las carreras, puede parecer buena a priori, pero puede no serlo.

Elige muy bien cómo va a ser tu estrategia. Una buena estrategia debe ser clara, concisa, sencilla y realista. Cuando la tengas definida, simplifícala.

Una vez que tenemos nuestra estrategia despejada, el siguiente paso es comunicarla. Cerciórate que el mensaje es claro y que tu equipo de colaboradores no tenga dudas.

Es hora de poner en marcha tu proyecto, asegúrate de hacer seguimiento y de implementar las correcciones y ajustes necesarios.

Nadie sabe a ciencia cierta quien puso en circulación esta expresión, Si sigues haciendo lo que siempre has hecho, seguirás siendo lo que siempre ha sido, no cambia nada a menos que usted lo haga cambiar. De aplicarlo a tu propia realidad., si lo que has estado haciendo es no llevar a cabo la visión deseada, entonces tal vez es hora de un cambio.