Páginas vistas en total

Ocho revelaciones demoledoras de la declaración de James Comey

"Me dijo que mucha gente quería mi puesto". Rescontrucción de las nueve conversaciones en cuatro meses entre Trump y el despedido director del FBI




Los siete folios que ocupa la declaración en el Senado del exdirector del FBI James Comey, confirman algunas se las filtraciones más incendiarias de la trama rusa y arroja luz sobre otros episodios turbios. Entre enero y abril de 2017, Donald Trump y Comey mantuvieron tres conversaciones en persona y seis al teléfono (en los tres años que coincidió con Barack Obama, solo habló con él a solas dos veces). El 9 de mayo Trump cesa a Comey. Estas son las ocho revelaciones más polémicas:

1- “Necesito lealtad, espero lealtad”. Esto es lo que el presidente de Estados Unidos le dijo a Comey durante una cena el 27 de enero en la Casa Blanca. El director del FBI, que cuenta que ya se sentía preocupado por las intenciones de Trump sobre la independencia de la agencia, relata que reaccionó así a esas palabras: “No me moví, ni hablé ni cambié mi expresión durante el extraño silencio que vino después. Simplemente miramos el uno al otro en silencio”. Comey dice que le respondió: “Siempre obtendrá de mí sinceridad”. Trump añadió: "Eso quiero, lealtad sincera", según Comey, algo que el exdirector del FBI concedió y que, pensó, ambos entendían de forma diferente.
2- “Espero que puedas dejar ir a Flynn, es un buen tipo”. Esta petición de Trump, que también había salido publicada en prensa, queda confirmada en las notas de Comey. Sucedió en un encuentro entre los dos en el Despacho Oval el 14 de febrero. “Trump volvió al asunto de Flynn diciendo. ‘Es un bien tipo y ha pasado por mucho’. Repitió que no había hecho nada malo en sus llamadas con los rusos, pero mintió al vicepresidente. Entonces dijo: "Espero que encuentres la forma de dejar pasar esto, de dejar ir a Flynn, es un buen tipo. Espero que puedas dejar pasar esto". Yo solo respondí 'es un buen tipo’”, relata el exdirector del FBI. No obstante, hubo otro momento de la conversación en la que Trump “añadió que tenía otras inquietudes sobre Flynn, que no quiso especificar”. "No entendí", dice Comey, que Trump le reclamara cerrar el caso, sino dar carpetazo al capítulo de Flynn.




3- “Decidimos no informar al fiscal general, Sessions”. La reunión con Trump dejó muy preocupado a Comey, según su declaración, pero el equipo directivo del FBI acordó callar, ya que, concluyeron: “era importante no contaminar al equipo de investigación con la petición del presidente”, que no pretendían cumplir. “También concluimos que, dado que era una conversación entre dos, no había nada con lo que corroborar mi versión y que tenía poco sentido informar al fiscal general [Jeff] Sessions, quien veíamos probable que se recusara en las investigaciones relacionadas con Rusia”, cuenta el exdirector del FBI. Sessions se inhibió del caso a primeros de marzo, cuando se destaparon sus conversaciones con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak.
4- “Me dijo que mucha gente quería mi puesto”. En su relato de la cena del 27 de enero, Comey destaca unas palabras de Trump que parecen sembrar dudas sobre su continuidad en el puesto como jefe de los federales. Es la misma conversación en la que le había pedido lealtad. “El presidente empezó preguntándome si quería seguir como director del FBI, lo que vi extraño porque ya me había dicho en dos conversaciones previas que esperara que continuase y yo le había asegurado que pretendía hacerlo”, cuenta Comey en su declaración, y añade: “Me dijo que mucha gente quería mi puesto y que, dado los ataques [recibidos durante la investigación a los correos de Clinton] durante el año anterior, entendería si quisiera marcharme”.
5- “Imploré al fiscal general que impidiera en el futuro cualquier comunicación directa entre el presidente y yo”. Poco después de su encuentro, el 14 de febrero, a solas con Trump en el Despacho Oval, Comey le comunicó a Sessions que se sentía incómodo con sus reuniones individuales con el presidente y que le gustaría que no se repitieran. “Usé la oportunidad para implorar al fiscal general que impidiera en el futuro cualquier comunicación directa entre el presidente y yo”, dice Comey en su testimonio. También le dijo a Sessions que era “inapropiado” y que “nunca debería ocurrir” que Trump, como sucedió en el encuentro del 14 de febrero, le pidiera al fiscal general que se marchara del Despacho Oval para poder hablar a solas con el director del FBI. Comey le recordó a Sessions que el FBI depende del Departamento de Justicia y que no se debe romper esa jerarquía.
6- “Me preguntó qué hacer para despejar esa nube [la trama rusa]”. El 30 de marzo, Trump llamó por teléfono a Comey. Le comunicó que la investigación sobre una presunta conexión de su entorno con Rusia es “una nube” que opaca su presidencia y le preguntó qué puede hacer el FBI para “despejar la nube”. Trump reveló su frustración por el hecho de que Comey le dijera a él en persona que no estaba siendo investigado pero que esa información no se hubiera difundido públicamente. “Tenemos que sacar afuera ese hecho”, le dijo el presidente. El director del FBI respondió que vería qué podía hacer y que llevarían a cabo la investigación de forma “correcta” y lo más rápido posible. El presidente le llamó de nuevo el 11 de abril para preguntarle sobre esa petición.
7- "Me dijo que no ha estado con prostitutas en Rusia”. En la llamada del 30 de marzo, como ya ha asegurado públicamente después, Trump le dice a Comey que él no ha cometido ninguna irregularidad en sus contactos con Rusia pero que no puede poner la mano en el fuego por gente de su entorno. “Dijo que si había algunos “satélites” asociados de él que habían hecho algo incorrecto, estaría bien descubrirlo, pero que él no había hecho nada malo”, explica Comey. En esa misma conversación, Trump niega el contenido de un supuesto informe de un exagente británico que apunta a que el republicano podría ser objeto de chantaje de Rusia por unos presuntos episodios sexuales en Moscú. Las agencias de inteligencia estadounidenses han cuestionado la credibilidad de ese informe. “Él dijo que no tiene nada que ver con Rusia, que no ha estado involucrado con prostitutas en Rusia y que siempre asumió que podría ser grabado cuando estuvo en Rusia”, explica Comey.
8- “He sido muy leal a ti, muy leal; tuvimos esa cosa, ya sabes”. Trump pronunció una frase misteriosa la última vez que habló con Comey. Fue en la llamada del 11 de abril, casi un mes antes de ser despedido. Tras decirle al director del FBI que seguiría su recomendación sobre cómo comunicarse con el Departamento de Justicia, el presidente agregó: “Porque he sido muy leal a ti, muy leal; tuvimos esa cosa, ya sabes”. Comey asegura que él no contestó ni le preguntó a qué se refería con “esa cosa”. Es imposible saberlo, pero algunas de las posibilidades son que Trump se refiriera a la cena del 27 de enero en que exigió lealtad a Comey o al encuentro del 14 de febrero en que le reclamó que cerrara la investigación a Flynn.