Páginas vistas en total

Miguel Rodríguez Torres: “Hay diferencias en la Fanb por la Constituyente”


Thiany Rodríguez / TOMADO DE PANORAMA
El exministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, se confiesa chavista y defensor de la actual Constitución. Su preocupación ahora mismo es la propuesta presidencial de la Asamblea Nacional Constituyente y pide al Gobierno “frenarla para evitar violencia y guerra fratricida entre venezolanos”.
También habló de la Fanb. “No está en una burbuja de cristal, pasa lo mismo que el pueblo, y fracturas por la Constituyente”.
 
Sobre la actuación de la GNB: “El ministro Padrino López asume (la situación)  ante la indiferencia del ministro del Interior de Justicia y el vicepresidente de la República”.    
—¿Cuáles son sus preocupaciones en este momento del país?
—En la coyuntura, la preocupación mía y creo que la de la mayoría de los venezolanos está centrada en el hecho de la convocatoria  ilegítima e ilegal, contraria a la voluntad, a lo que realmente representa el poder constituyente que es el pueblo, de una Asamblea Nacional Constituyente que pareciera está abriendo la puerta  a un destino no querido por los venezolanos que es la violencia.
La ANC está fracturando, inclusive, la unidad monolítica de las Fuerzas Armadas,  hay diferencias en la Fanb sobre esta Asamblea Constituyente, hay que hacer todo lo que se pueda hacer para que el Gobierno reflexione y entienda que todavía estamos a tiempo de que esa propuesta “halada de los cabellos” conduzca al país hacia un precipicio inesperado y no querido.

—¿Qué puede provocar la Constituyente?
 —Evidentemente, se está imponiendo un proceso delicado  y complejo, como lo es una Asamblea Nacional Constituyente,  sin considerar  a quien realmente ejerce el poder soberano, que es el pueblo (...) Quien toma  esta iniciativa, debe  convocar al pueblo  para que  decida si lo acompaña o no en la propuesta (…) Pero pareciera que el Gobierno no descansa en su interés de imponer, aún en contra de las grandes mayorías, su opinión e intención, queda seguir elevando nuestra voz y ejercer nuestro deber como pueblo para decirle que no queremos una   Constituyente y mucho menos cambiar la Constitución.
A los compañeros chavistas les recordamos  que la actual Constitución es el auténtico legado de Hugo Chávez (...), por primera vez, en la historia de este país todo el mundo la defiende (…).
— ¿Hay malestar en los componentes de la Fanb por la Constituyente?
—En la Fanb pasa lo mismo que en la sociedad, la Fanb no está en una burbuja de cristal. Si en la calle 85% de la población rechaza esa propuesta de Constituyente, en la Fanb pasa exactamente lo mismo, lo que pasa es que la Fuerza Armada está fundamentada  en la obediencia, disciplina, subordinación,  pero sin duda alguna que allí hay una fractura profunda que se materializó  en discusiones que han ocurrido,  muy duras, en el seno de los altos  mandos militares por la Constituyente.
 (…) La revolución bolivariana inició sus primeros pasos en  1992 con una insurrección militar (…) y fracasamos; sin embargo,   Hugo Chávez luego logró calar en el corazón de la gente y se convirtió en un líder, entendió que la violencia no es el camino (…) y  enfrentó todo siempre por la vía electoral (…).
— ¿Acompaña el recurso de nulidad de las bases comiciales de la Constituyente que la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, introdujo en el TSJ?
—Me adhiero a esa propuesta, a ese documento presentado por la Fiscal General, desde la visión institucional como lo hace, con transparencia y una valentía impresionante, me adhiero (...).
—¿Cómo desinstalar la crisis política?  
—Nosotros hemos caracterizado la crisis desde cinco dimensiones, la espiritual que es la que más nos preocupa, el manejo errático de la política y la indiferencia de la crisis económica, van generando cada día odio y resentimiento, eso es como una especie de olla de presión que por algún lado va a irrumpir en el escenario político, y es lo que hay que tratar de evitar (...) porque nos conduce por el camino de una guerra fratricida  entre venezolanos.
La única forma de resolver es que el liderazgo nacional asuma  una campaña por la reconciliación y el perdón, eso implica rectificaciones políticas y crear un gobierno de unidad nacional (…) que sólo se lograría con una gran negociación política entre verdaderos estrategas (…), eso hay que hacerlo de inmediato, sino esto va a terminar en muertes, en más familias enlutadas (…).
—¿Cómo evalúa a la oposición?
—Sigue en sus grandes contradicciones, fracturas, siguen viendo a Venezuela desde sus posibilidades de alcanzar el poder como partidos; a pesar que he conversado con algunos que tienen una visión más amplia unitaria de las cosas, con casi todos he conversado, con líderes conocidos y desconocidos de la MUD y de oposición que están fuera de la MUD.
No definen una estrategia unitaria y no terminan de entender que ellos también son responsables de lo que ocurre en el país, instalaron la AN y dijeron que en seis meses se iba el Presidente, eso no se cumplió y vino la violencia (...).
—¿Qué percibió de las recientes declaraciones del ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, sobre “atrocidades” cometidas por la GNB?
—Obedece a la angustia que le produce a él  ver lo que ocurre con la Guardia en la calle, pero si nosotros consideramos que trabajamos  ajustados a la ley, esa misión de poner orden es del ministro de Interior y Justicia y no del de Defensa.

El de Interior tiene bajo su mando a la Guardia Nacional y coordina directamente con el vicepresidente de la República porque se trata de orden público.  Esos son los que deben responderle al país y atacar estas desviaciones, supongo yo que Padrino López lo asume ante la indiferencia de estas autoridades (...). 
—¿Eso puede traer roces?
—No puedo confirmar eso porque no estoy en las filas activas. Pero creo que pueden generar roces en los altos mandos de la Fanb y al final salpican a toda la Fuerza Armada, porque la gente no habla de un solo componente sino de la Fuerza Armada (...).
 
 —¿Qué tan lesionada está la GNB?
 — (...) Algo está pasando allí, hemos visto actuaciones que no se han visto antes. Algún problema hay en el liderazgo, en los mandos, algunas fracturas, y un agotamiento de los funcionarios de la GNB. 
—Desde el Gobierno le llaman traidor...
—Ese es uno de los grandes déficit de la ética política actual, basta que tú digas algo que no les gusta, y entonces empiezan con la descalificación. No dan propuestas, ideas, argumentos, así debato yo con el que quiera, pero  como dicen por allí: “El árbol cuando da frutos, le tiran piedras”.
 
 —¿Sabe usted de las reuniones entre el Gobierno y factores de la MUD, con VP y Leopoldo López? 
—Sé que en Ramo Verde fueron a ver a Leopoldo López, que se está tratando el tema de presos políticos, y puede estar ocurriendo una negociación política, ojalá sea así, solo que los amigos que están haciendo eso, tanto del Gobierno como la oposición han sido bien malos en materia de negociación, les haría falta un asesoramiento  (...).