Páginas vistas en total

Los pediatras recomiendan evitar el zumo en los niños menores de un año

Los médicos de EE.UU. reformulan sus consejos sobre el jugo de frutas en bebés, niños y adolescentes. Estos son sus mandamientos
Da igual que sea natural: desde el punto de vista nutricional, beberse un zumo poco tiene que ver con ingerir fruta. Sí con hincharse a azúcar y consumir casi tantas calorías como un refresco. El Comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría insiste en la cautela.
Por eso acaba de lanzar una nueva guía de recomendaciones sobre su consumo en menores. Estos son los nuevos consejos:
1. El zumo no debe introducirse en la dieta de los lactantes antes de los 12 meses de edad, a menos que esté justificado clínicamente. La ingesta debe limitarse a, como máximo, 100 ml/día (un vaso) en niños de 1 a 3 años de edad, y de 100 a 200 ml/día para niños de 4 a 6 años de edad. Para los de 7 a 18 años, será suficiente con 240 ml al día.
2. No se les debe dar zumo en botellas ni en tazas cubiertas, que sean fácilmente transportables. Esto les permite consumir zumo cómodamente durante el día, lo que hay que evitar. A los más pequeños no se les dará zumo antes de acostarse.
3. Tenemos que animar a los niños a comer fruta entera y educarles sobre los beneficios de la ingesta de fibra (los zumos no tiene fibra).
4. Las familias deben entender que los lactantes pueden satisfacer sus necesidades con leche materna (o fórmulas infantiles), con agua o con leche desnatada.
5. Debemos evitar que bebés, niños y adolescentes consuman zumos no pasteurizados.
6. Los pequeños que tomen medicamentos que sean metabolizados por CYP3A4 deberán evitar el consumo de zumo de pomelo.