Páginas vistas en total

CARTA ABIERTA A MIS ESTUDIANTES Y EX-ESTUDIANTES DE PREGRADO Y DE POSTGRADO

 Julio Cesar Fernández

A ustedes les debo una explicación, y la obligación de exponerles qué pienso sobre la propuesta de convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente hecha por el Sr. Presidente.
UNA EXPLICACIÓN:
Soy socialista libertario desde los 14 años, ello se lo debo inicialmente a la formación de mi padre, quien luchó en la guerra civil española con mis tíos paternos y maternos contra el fascismo. Mi tío Ángel murió como consecuencia de la guerra, mi tío Eugenio, el gran amigo del maestro Manuel García-Pelayo fue torturado por los fascistas y lanzado en una letrina cuando creían que estaba muerto y luego rescatado por unos campesinos que lo salvaron, mi padre huyó a Francia, luchó contra los nazis, estuvo en un campo de concentración del gobierno fascista francés de Vichy, huyó y entró en clandestinidad a España, estuvo en la clandestinidad hasta que fue detenido y encerrado en otro campo de concentración en el que casi fue fusilado. Mis tíos maternos eran socialistas del PSOE y por mi padre eran socialistas del POUM, todos ellos socialistas libertarios, opuestos tanto al fascismo como al estalinismo. Mi padre y parte de mis tíos huyeron a América Latina, donde nací. Desde primer año de bachillerato y hasta que me gradué en la UCV fui dirigente estudiantil, mis últimos cargos fueron los de Secretario General de la FCU y representante estudiantil ante el Consejo Universitario, militando siempre en la juventud del MIR. Desde los 25 años no he militado en partido alguno, pero sigo siendo socialista libertario. Nunca he escondido lo que pienso, suelo defender mis ideas y, debo reconocer, siempre me respetaron a pesar de ello. Defendí a la UCV en las jurisdicciones contencioso administrativa y constitucional. Defendí sindicatos. Fui defensor de derechos humanos, uno de los abogados de los sobrevivientes del Amparo. Asesoré sindicatos y obreros. Trabajé en la COPRE como director del área de Estado de Derecho y como secretario ejecutivo, en los que coordiné los trabajos de reforma constitucional. Participé en la Comisión Bicameral de Revisión de la Constitución que presidió Rafael Caldera. Participé activamente en la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional, y llegué a ser su presidente. Trabajé en la Asamblea Nacional Constituyente de 1999 y coordiné la comisión tecno-jurídica de redacción del texto constitucional. Fui el primer coordinador general de la Vicepresidencia de la República. Fui Secretario General del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo por 11 años. Soy profesor de pre y postgrado de la UCV desde los 28 años, en derecho administrativo, derecho constitucional, procesos de formación de la política y gestión pública.
Todo lo anterior puede ser visto como la exposición de un ególatra, pero es necesario que ustedes lo conocieran para poder explicarles por qué pienso lo que pienso, y por qué a esta altura de mi vida no puedo decir algo distinto ni contrario de lo que he dicho dentro y fuera de las aulas de clase a lo largo de mi vida: el socialismo no es contrario a la libertad, el socialismo no es contrario a la democracia; el socialismo es contrario al totalitarismo, el socialismo es contrario a la tiranía; socialismo es más libertad y democracia, es fraternidad entre seres humanos. Tengo muchas coincidencias con los liberales, con los republicanos, con los socialdemócratas y con los socialcristianos; y poseo serias y profundas diferencias, totalmente irreconciliables, con los fascistas y con los comunistas de eso que eufemísticamente se ha denominado como socialismo real, con el estalinismo. Me opongo al totalitarismo, al pensamiento único, y a los radicalismos dogmáticos. Creo en lo que dijo Voltaire:
“No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”
Y con Sabater:
“La ideas son para discutirlas y para combatirlas, pero hay que respetar al ser humano que las emite”.
UNA ADVERTENCIA SOBRE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO:
La Constitución de 1999 no es una constitución socialista, ni debe serlo!, porque no es sólo para los que defendemos el ideario del socialismo libertario, como tampoco debe ser únicamente para los liberales, o republicanos, o comunitaristas, o para los socialdemócratas, o para los socialcristianos. Pero la Constitución de 1999 sí que no es para aquellos que poseen un pensamiento totalitario, no es para quienes quieren imponer un pensamiento único, el suyo! No es para los fascistas, ni para los estalinistas, ni para cualquier fanático radical que pretenda imponer por la fuerza sus ideas irrespetando, persiguiendo, reprimiendo y excluyendo a quienes piensan distinto!!!
La Constitución de 1999 establece un Estado democrático, social, de derecho y de justicia. Una constitución que reconoce la libertad inmanente de los seres humanos, a los que considera iguales en sus derechos, entre ellos los derechos políticos, de libre pensamiento y expresión, de reunión, asociación y manifestación. Establece un régimen democrático, con mecanismos de participación directa, indirecta y semidirecta para la formación de la política. Con sistemas electorales que garantizan el derecho al sufragio universal, libre y secreto, como medio para verificar las decisiones políticas del pueblo, el titular del poder constituyente. El poder constituyente es anterior y superior al Estado, y este Estado es una creación del constituyente al que se encuentra subordinado. El Estado es un instrumento de acción a favor de toda la sociedad, para buscar su bienestar y felicidad, siempre respetando, protegiendo y garantizando la libertad de las personas. Por ello el ejercicio de las potestades que el poder constituyente le ha conferido al Estado se encuentra limitado, regulado y controlado por la Constitución y la ley, que se garantiza mediante un sistema de gobierno que, bajo un criterio orgánico-funcional, separa las potestades del Estado en distintos órganos dirigidos por distintas personas, evitando que una concentración de esas potestades pueda llegar a ser arbitraria y violente la libertad de las personas. Y si se produce una extralimitación de funciones, una desviación o un exceso de poder, o se produce un daño a una persona, o conjunto de personas o a toda la sociedad hay un sistema de controles intra e interpoderes y de controles sociales del pueblo sobre la acción de gobierno para corregir y resarcir el daño. Y las autoridades y funcionarios del Estado están obligados a hacer un buen gobierno y sujetos a responsabilización política, penal, civil, administrativa y disciplinaria, esto es, tienen que rendir cuentas por su gestión, van a ser evaluados por ella y pueden ser sancionados.
No existe justificación filosófica, ética, política o jurídica para incumplir con las reglas de organización y de funcionamiento de la sociedad y de su Estado. Todos estamos obligados a cumplir con ellas, nos gusten o no nos gusten. Y si no nos gustan podemos tratar de cambiarlas por las vías institucionales, democráticas y pacíficas, pero jamás podemos desconocerlas, incumplirlas o violarlas por vías de hecho, porque ello implica desconocer las decisiones que el pueblo, como poder constituyente, decidió!
De allí que para cambiar las reglas del orden social organización venezolano que se formalizaron en la Constitución de 1999, se tienen que seguir caminos distintos según su contenido, importancia y alcance. Si son cambios puntuales o menores se puede recurrir a los procedimientos de la enmienda y de la reforma general que se encuentran regulados por la Constitución de 1999. Pero si se quieren hacer cambios muy profundos en las reglas fundamentales contenidas en la Constitución de 1999 se tiene que promover un pronunciamiento del poder constituyente, del pueblo, para que decida si quiere o no cambiarlas.
¿CÓMO SE PUEDE PROMOVER EL PRONUNCIAMIENTO DEL PUEBLO COMO PODER CONSTITUYENTE PARA UN CAMBIO PROFUNDO DE LAS REGLAS FUNDAMENTALES?
Según el Artículo 348, la iniciativa para solicitar el pronunciamiento del poder constituyente sobre si desea o no cambiar las reglas fundamentales de nuestro orden social es de: el presidente en Consejo de Ministros, la Asamblea Nacional por una votación a favor de los 2/3 de los diputados; de 2/3 de todos los consejos municipales; o de el 15% de los electores a nivel nacional.
El Sr. Presidente dijo que promoverá un proceso constituyente, pero al día y hora de este escrito, no ha sido publicado en la Gaceta Oficial el Decreto, así que por ahora es un simple anuncio. En ese Decreto el Presidente debe comunicarle al CNE que proceda a organizar un referendo popular para que el pueblo con su voto decida: i) Si desea o no ir a un proceso constituyente eligiendo una Asamblea Nacional Constituyente, y con qué finalidad: cambiar la constitución, y/o reorganizar el Estado, y/o relegitimar las autoridades públicas. ii) Si decide el pueblo ir a ese proceso constituyente aprobar o no las bases comiciales que proponga el Presidente, esto es, cómo se integrará esa Asamblea y cómo se elegirán los constituyentes. Son dos preguntas y, por tanto dos votos que emitirá cada ciudadano.
¿CÓMO PUEDEN ESCOGERSE LOS CONSTITUYENTES SEGÚN LAS BASES COMICIALES?
Los constituyentes son representantes del pueblo como poder constituyente, y éste es uno, único e indivisible, por lo que los constituyentes tienen que ser electos de manera directa por circuitos electorales nacional y/o estadales o municipales. Esto es, NO PUEDEN SER ELECTOS POR MECANISMOS INDIRECTOS O DE SEGUNDO GRADO, NI PUEDEN SER ELECTOS POR PARCIALIDADES SEPARADAS como ha sugerido el Sr. Presidente: que si los jóvenes, los adultos mayores, los deportistas, los artistas, los de diversidad sexual, las mujeres, los obreros, los campesinos, los comuneros, etc., por varias razones:
1) Porque, repito, no hay varios poderes constituyentes, EL PUEBLO ES UNO SOLO, ÚNICO E INDIVISIBLE!!!! EL PODER CONSTITUYENTE NO SE PUEDE FRACCIONAR!!!!
2) Porque el poder constituyente no puede delegar la escogencia de sus representantes en otros representantes, debido a que LOS CONSTITUYENTES TIENEN QUE SER RESPONSABLES DIRECTAMENTE ANTE EL PUEBLO QUE LOS ELIGIÓ
3) Y porque la regla o principio democrático más justa, por la que todos los ciudadanos poseen el mismo derecho-poder de elección es UNA PERSONA IGUAL A UN VOTO!
¿CÓMO SE PRODUCE Y VERIFICA LA DECISIÓN DEL PUEBLO?
1) Debe programarse el referendo consultivo incluyendo un período de campaña en el que los partidarios del “SI” y los del “NO” hagan propaganda.
2) Los partidarios del “SI” y los del “NO” tienen que tener garantías de vigilancia y de ser testigos del proceso de referendo.
3) Debe producirse la votación de los ciudadanos como pueblo, esto es: todo ciudadano que tenga derecho al voto puede votar, una sola vez, por el “SI” o por el “NO” en cada una de las dos preguntas.
4) Los escrutinios, la totalización y proclamación del resultado del referendo tienen que  ser transparentes, públicos y pulcros.
Únicamente por este modo se puede verificar cuál es la voluntad del pueblo como poder constituyente!!!
¿QUÉ ES LO QUE EN VERDAD PERSIGUE EL SR. PRESIDENTE?
Dos tipos de objetivos, unos de corto plazo o táctico y otros de mayor alcance o estratégico:
1) Retrasar o si le es posible evitar las elecciones de gobernadores y de alcaldes, y también las presidenciales porque sabe que las perderá en cualquier escenario cercano.
2) Justificar con un hipócrita discurso ultrademocratista que es mejor la constituyente que dichas elecciones ordinarias. Aparecer como más demócrata, y no como antidemócrata.
3) Ganar tiempo para seguir aferrado al gobierno a pesar de su pésimo gobierno y gran rechazo popular. Evita incluso el referendo revocatorio de su mandato.
4) Concentrar el poder del Estado en sus únicas manos eliminando la actual Asamblea Nacional. Para ello contará con el TSJ, el CNE, el Contralor y el Defensor. Esto es, UN GOLPE DE ESTADO!!!!!
5) Lograr una forma de elección de los constituyentes que integrarán la Asamblea Nacional Constituyente con constituyentes electos por grupos, sectores o movimientos organizados que controla, burlando el verdadero deseo del pueblo, y controlando La Constituyente. Esto es, un FRAUDE A LA VOLUNTAD POPULAR.
6) Modificar la Constitución para que solo sigan los dogmas de la actual élite que controla el Estado y establecer un Estado comunal que esté solo al servicio de dicha élite. Vale decir, CREAR UN ORDEN POLÍTICO TOTALITARIO
7) Esto es, persigue crear las condiciones políticas e institucionales que le permitan PERPETUARSE EN EL PODER DEL ESTADO A COMO HAYA LUGAR.
Estos objetivos no son filosófica, ética y políticamente compatibles con la libertad y soberanía del pueblo y son contrarios a los principios democráticos, por lo que son consecuencia de un falso socialismo."