Páginas vistas en total

Así logró Islandia que sus adolescentes dejaran de fumar y beber alcohol



Tomado de Yahoo Noticias

Ha pasado de ser un país en el que el alcoholismo y las drogas estaban muy presentes entre los jóvenes a ser ejemplo de exactamente lo contrario. Y solo ha necesitado dos décadas. Islandia presume de datos: solo el 5% de los jóvenes de entre 14 y 16 años ha consumido alcohol en el último mes (frente al 47% de la media europea), un 3% fuma tabaco a diario (frente a un 13%) y un 7% ha consumido hachís en los últimos 30 días (aquí sí iguala con la media de Europa). ¿Cómo ha conseguido el milagro? ¿Cuál ha sido el secreto que ha permitido que los islandeses hayan pasado de un extremo al otro?

La razón principal es un exitoso programa llamado Juventud en Islandia que se puso en marcha en 1998 y ha conseguido modificar los malos hábitos de los jóvenes. Cada dos años, realiza un mapeo de la población adolescente a través de encuestas en las que participan todas las escuelas de un país cuya población es de unas 300.000 personas, tal y como cuenta BBC Mundo.

Jóvenes islandeses juegan al fútbol (UEFA)
Más
La idea es recopilar todo tipo de datos sobre los encuestados: sexo, intereses, características de sus hogares, problemas… con el fin de sacar unas pautas comunes en el estudio de sus revelaciones y así poder actuar directamente sobre las dificultades que experimentan. De esta manera, se pueden elaborar informes muy precisos que permiten actuar a nivel local y específico. En realidad es un procedimiento muy sencillo que se ha mostrado muy eficaz en el país islandés.
Una vez que se tienen los datos, se estudian los factores de riesgo y de protección frente al consumo de drogas y alcohol con el fin de reducir al máximo los primeros y fomentar los segundos para que estos componentes nocivos no sean una opción atrayente para los jóvenes.
Una de las primeras conclusiones de la que se dieron cuenta los expertos fue que un factor fundamental son los padres. Tras años de probar campañas de concienciación contra estas sustancias, que no funcionaron, los investigadores decidieron cambiar el enfoque y optaron por hablar con los progenitores e insistirles en la importancia de su labor. El objetivo era darles a los jóvenes alternativas con las que pudieran llenar su tiempo de cosas positivas.
Los estudios mostraron que a más participación en actividades extraescolares y más tiempo pasado con los padres, menor era el riesgo de sucumbir a estas sustancias. Por eso, Islandia decidió incrementar la oferta de opciones culturales para jóvenes (música, teatro, danza, deporte…) y les impuso un toque de queda desde el año 2002. Los menores de 12 años no pueden andar solos por la calle pasadas las 8 y los adolescentes de entre 13 y 16 años pasadas las 10.
El éxito ha sido tal que el país ha decidido exportar su proyecto y desde el año 2006 se pueden incorporar otros lugares de Europa. Hasta el momento hay más de 30 municipios que se han interesado en la metodología islandesa, entre ellos Tarragona en España. Al ser un trabajo que hay que realizar a nivel local, rechazan trabajar con países enteros. Todas las localidades realizan las mismas encuestas y de esta manera el conocimiento sobre los hábitos de los adolescentes del continente cada vez es más preciso.
Javier Taeño (@javiertaeno)