Páginas vistas en total

¡Reduzcamos los residuos alimentarios de Europa a la mitad!

Alrededor de 55 millones de personas viven en la pobreza alimentaria en Europa – y por otro lado,  toda la comida que se desecha podría cubrir hasta 9 veces sus necesidades alimentarias.
Actualmente se tira 1/3 de los alimentos en buen estado. A escala mundial, si los residuos alimentarios fuesen un país, sería el tercer país emisor de carbono después de Estados Unidos y China.
Esto es escandaloso y  vergonzoso.
Estamos viviendo un momento histórico. El Parlamento Europeo está a punto de votar si reducir a la mitad los residuos alimentarios europeos para 2030.
Este podría ser el acuerdo más ambicioso sobre despilfarro alimentario que jamás se haya visto en el mundo.

Únete a nosotros para asegurarnos de que este compromiso histórico de reducir los residuos alimenticios no queda debilitado y para que, juntos, podamos poner fin al despilfarro alimentario.
La Asociación Espigoladors y la Plataforma Aprovechemos los Alimentos (PAA) somos dos  organizaciones  que desde hace unos años hace campaña para reducir el despilfarro alimentario.    La cantidad de alimentos que se tira es escandalosa, no estamos hablando de residuos inevitables, podridos o en mal estado, estamos hablando de alimentos que son aptos para el consumo humano y que se tiran a la basura en lugar de ser utilizados para dar de comer a persones que lo necesitan o darle otros usos que puedan generar valor. Este despilfarro es en realidad debido a la pérdida y desajustes que se producen en la larga cadena alimentaria que va desde el campo al consumidor.
No podemos permitir que se desechen estos alimentos de manera innecesaria, frente a las crisis alimentarias y medioambientales mundiales.
Esto tiene que parar.
En noviembre, tendrá lugar una votación histórica en el Parlamento Europeo para decidir el futuro de los residuos alimentarios en Europa.
Este podría ser el objetivo más ambicioso y legalmente vinculante sobre residuos alimenticios que jamás se haya visto antes en el mundo, comprometiéndose a reducir los residuos alimenticios de Europa en un 50% para 2030, sirviendo de ejemplo mundial.
Sin embargo, el acuerdo está lejos de ser definitivo, pues puede verse afectado. Reducir a la mitad el despilfarro alimentario podría ser un objetivo voluntario e «idealista», que puede ser fácilmente ignorado. Algunas versiones del acuerdo dejan de lado las montañas de alimentos desperdiciados en los campos y fábricas, aun cuando algunos comercios desperdician más alimentos en un día que lo que puede desperdiciar una persona en su casa en todo un año.
No hay excusas, no hay peros, ¡necesitamos medidas ya!
Nos hemos reunido con otros organizaciones, activistas, empresas y grupos ecologistas de toda Europa para reclamar:
  • Un objetivo vinculante para reducir los residuos alimenticios europeos en un 50% para 2030, de los campos al consumidor.
  • Priorizar la prevención para reducir estos residuos y en caso de producirse destinarlos siguiendo la jerarquía en la gestión de residuos y recursos marcada en el artículo 4 de la directiva europea 98/2008/CE. Esta jerarquía es, de más a menos: alimentar a las personas en riesgo de pobreza, alimentación animal, usos industriales, biomasa o abono y como último recurso, desecharlos. 
Juntos podemos persuadir a Europa para que tome el control y ponga fin a los residuos alimenticios. Y juntos podemos acabar con el despilfarro alimentario, la pobreza alimentaria y la destrucción del medio ambiente que todo esto acarrea. ¡Únete a nosotros!