Páginas vistas en total

El primer supercoche del mundo

El Jaguar XKSS renace

El Jaguar XKSS se hizo famoso por sus conquistas en LeMans en los...
El Jaguar XKSS se hizo famoso por sus conquistas en LeMans en los años 50
Año 1957. Nueve unidades del Jaguar XKSS fabricadas para ser exportadas a América son devoradas por el fuego en la factoría de los Midlands británicos. Sólo llegaron a construirse 16 de los 25 coches planificados. Pero Jaguar va a ajustar cuentas con la historia y hace renacer su clásico por antonomasia.
En un plazo muy breve y siempre dentro de este año de 2017, Jaguar hará entrega de "aquellas" nueve unidades que se perdieron en el devastador incendio que asoló la factoría de Browns Lane el 12 de febrero de 1957. Sus propietarios han sido elegidos por la marca entre un selecto grupo de propietarios y coleccionistas a lo largo y ancho del planeta. La marca del felino ha querido ajustar así cuentas con la historia inconclusa del máximo exponente de los clásicos de Jaguar, sacándose una espina trágica que nunca debió de ensombrecer los anales de la firma británica.

Desde la madera del volante, hasta la composición del cuero de los asientos, pasando por los relojes estilo Smiths o los botones del salpicadero, cada detalle ha sido reconstruido a la perfección.
La historia del XKSS comenzó con los D-type que conquistaron tres victorias sucesivas en Le Mans en 1955, 1956 y 1957. Después de esto, Sir Williams Lyons, conocido como "Mr. Jaguar", tuvo la idea de convertir las 25 unidades de carreras de dichos D-type en coches "utilitarios", creando así el que es frecuentemente denominado por los especialistas como el primer súpercoche del mundo.
El modelo ha sido revivido al detalle con exactamente las mismas especificaciones que el original de 1957. El tremendo reto ha corrido a cargo de la división Jaguar Land Rover Classic, que ha tenido que escanear diversas unidades originales para poder reconstruir el coche, primero digitalmente, desde la carrocería hasta el chasis, pasando por todo el resto de componentes. La carrocería ha sido realizada en aleación de magnesio tal y como fue la de 1957 y, como los moldes originales ya no existen, Jaguar Classic ha producido un molde basado en los fabricados desde 1950, conformando las carrocerías mediante un proceso tradicional denominado hand-wheeling. Los chasis han sido producidos a medidas usando las medidas inglesas o métrica imperial y el motor es un D-type de seis cilindros, que cubica 3,4 litros y cuenta con 262 CV.
La división Jaguar Land Rover Classic es la encargada de revivir el modelo al detalle. La carrocería ha sido realizada en aleación de magnesio tal y como fue la de 1957.
En cuanto al habitáculo, es una recreación exacta del modelo de hace sesenta años. Desde la madera del volante, hasta la composición del cuero de los asientos, pasando por los relojes estilo Smiths o los botones del salpicadero, cada detalle ha sido reconstruido a la perfección. Eso sí, se han realizado algunos cambios menores para asegurar la integridad de los ocupantes, reforzando por ejemplo las zonas en contacto con el combustible. Así no es extraño por tanto que se inviertan hasta 10.000 horas -un año y 52 días de trabajo ininterrumpido las 24 horas- para la fabricación de cada uno de ellos.
Una de esas unidades fue presentada a finales del pasado año en el Salón de Los Ángeles, después de 18 meses de artesanía automovilística y exquisito trabajo de producción. Allí fue cuando se anunció también el precio por unidad de exactamente un millón de libras, aproximadamente un millón ciento cuarenta mil euros. Una cifra muy aceptable, según los amantes de los clásicos, para este Ave Fénix renacido, nunca mejor dicho, de sus cenizas.
En la creación de cada vehículo se han invertido hasta 10.000 horas.
Una de esas unidades fue presentada a finales del pasado año en el Salón de Los Ángeles, después de 18 meses de artesanía automovilística.