Páginas vistas en total

Dilma Rousseff: " Están utilizando la Justicia como arma política contra adversarios"

-->
 Con información de la agencia EFE

La expresidenta de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, en el Pabellón de las Tres Culturas en Sevilla, momentos antes de pronunciar su conferencia "El asalto a la democracia en Brasil y Latinoamérica", dentro del Seminario Internacional Capitalismo Neoliberal, democracia Sobrante. EFE

Sevilla.- La expresidenta de Brasil Dilma Rousseff ha asegurado que teme un "golpe dentro del golpe" en su país, cuyo objetivo sería "invalidar" las elecciones del 2018 e impedir el posible triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva, si finalmente decide presentarse como candidato a la Presidencia.
La dirigente brasileña ha expresado este temor durante una conferencia titulada "El asalto a la democracia en Brasil y Latinoamérica", dentro del seminario "Capitalismo neoliberal, democracia sobrante", en el que ha disertado sobre los acontecimientos que rodearon su salida del anterior Gobierno, que ha calificado de "golpe político y parlamentario".
"Creo que es posible un golpe dentro del golpe para hacer inviables las elecciones democráticas de 2018. No podemos estar de acuerdo en que sean unas elecciones interrumpidas", ha advertido.
La expresidenta ha sostenido que Brasil necesita un pacto desde la base, con "todos participando" democrática y electoralmente y para que el próximo presidente sea "legítimo, porque el de ahora no lo es", ha puntualizado.
Se ha mostrado convencida de que, si finalmente concurre a las elecciones como ella desea, Lula da Silva tiene "muchas posibilidades" de ser elegido, aunque a continuación ha manifestado que el expresidente es un "gran peligro para los golpistas" por los logros conseguidos y el reconocimiento de "gran parte" de la población.
"Intentaron destruirlo de todas las formas, pero sigue firme. Hay un gran riesgo de que intenten invalidar las elecciones", ha recalcado.
Este proceso se ha debido, según Rousseff, a la coincidencia de intereses "ocultos" de la derecha, de grupos ultraconservadores y de la oligarquía económica, a los que ha acusado de utilizar presuntos casos de corrupción en una estrategia para "destruir opositores y empresas" de Brasil.
"Están utilizando la Justicia como arma política contra adversarios, lo que ha interferido en la normalidad democrática", ha denunciado Rousseff, que cree que la derecha "demoniza" a su partido y que el "juicio político" que la sacó de la Presidencia es un "ataque abierto" a la democracia.
Además, ha esgrimido que la pretensión de los "golpistas" era "destruir" el estado de inclusión social y de reparto de la riqueza puesto en marcha por su gobierno, así como la soberanía del país "aprovechando" la crisis económica.