Páginas vistas en total

Un macho de cigüeña regresa cada primavera al tejado de su amada, que no puede migrar desde que fue abatida por un cazador en 1993


Klepetan recorre 5.000 millas desde Sudáfrica, donde pasa solo el invierno, hasta Croacia. Y Malena espera pacientemente y ahuyenta a los pretendientes que se acercan a su nido

 
Klepetan y Malena forma una pareja de cigüeña muy fiel - DISCOVERCROATIA.
«Klepetan» es el nombre con el que se conoce al ejemplar macho de cigüeña que regresa cada año, desde hace catorce, al mismo tejado de una casa deCroacia situada en la ciudad de Slavonski Brod (localizada al este del país). Allí, se reencuentra con «Malena», una hembra de su especie que no puede volar desde que en 1993 fuera abatida por un cazador.
Malena fue encontrada tendida en una carretera por un profesor de escuela llamado Stjepan Vokic, que se encargó de atender al ave hasta que pudo recuperarse. E instaló un nido para ella en su tejado, del que la hembra no se ha movido debido a su incapacidad para volar tras el disparo.(...)

«Puede realizar vuelos cortos, pero no podría migrar hacia África o alimentarse por sí misma de forma adecuada», explica Vokic al diario Daily Mail, que considera a Malena como un miembro más de su familia. El ave vive dentro del hogar del profesor durante el invierno y en primavera ocupa su nido en el exterior, donde espera pacientemente a su príncipe alado.
Este año el macho se ha retrasado seis días, causando el pánico entre los habitantes de Slavonski Brod
Klepetan recorre cinco mil millas hasta Croacia, dado que pasa el invierno solo en Sudáfrica. Pero siempre se esfuerza por llegar al tejado de su amada el mismo día del mes de marzo; una cita de la que también están pendientes el resto de habitantes de Slavonski Brod. Este año, sin embargo, el macho se ha retrasado seis días, causando el pánico momentáneo entre los locales, que temían que le hubiera pasado algo.
Klepetan perdió el rastro de Malena cuando ésta fue abatida, pero un buen día, hace ya catorce años, divisó a su compañera en el tejado del señor Vokic.
«En una ocasión, Malena fue pretendida por otro macho. Pero ella se encargó de dejarle claro que no era bien recibido ni ahora ni nunca: le atacó y obligó a alejarse, continuando su viaje», comenta Vokic.
El récord de longevidad de una cigüeña documentado es de 39 años. Por lo que los habitantes de Slavonski Brod esperan que la historia de amor de Klepetan y Malena se dilate áun muchas primaveras.
La pareja, incluso, tiene un recuerdo (un punto de alimento) en la plaza principal de la capital de Croacia, Zagreb, donde se muestra la imagen de Klepetan y Malena y se explica su fidelidad.