Páginas vistas en total

Jacobo Borges militante

VÍCTOR HUGO D'PAOLA @victordpaola / Tomado de Tal Cual.


El domingo 28 quedé deslumbrado ante tanta belleza con los cuadros de
Jacobo en la exposición de los últimos 30 años. Luego leí el artículo de
Fernando Rodríguez sobre la pintura de Jacobo. Creo que Fernando y Luís
Pérez Oramas son quienes mejor escriben sobre arte visual, sobre pintores y
sus obras. Me limito a hablar en este artículo del Jacobo Borges político con el cual anduve varios años. Cuando se escriban biografías de Jacobo, sus
autores no debieran olvidar al Jacobo militante, en lo cual invirtió años
importantes de su vida Jacobo fue uno de los más importantes fundadores del
MAS, de aquel partido que fue una esperanza de la izquierda democrática en
América Latina, Fue el partido saludado entonces por ese genio mexicano,
Octavio Paz, también Gabriel García Márquez se consideraba militante y un
brillante y creativo músico griego Milis Teodorakis venía a Venezuela a
respaldar el nuevo partido. No fueron los únicos.(...)

Jacobo fue miembro de la dirección política del MAS. Allí estaban dirigentes
sindicales como Eloy Torres y Carlos Arturo Pardo, una luchadora por los
derechos de la mujer, Argelia Laya. También algunos jóvenes que éramos
Alfredo Padilla, Rafael Orihuela, Alonso Palacios y yo. En aquel grupo humano
Jacobo no dejaba de expresar sus ideas, donde había gente de la inteligencia
de Teodoro, Freddy Muñoz, Bayardo Sardi y Antonio José Urbina, Las
intervenciones de Jacobo no eran las que se esperan de un político profesional,
siempre se mostraba agudo, oportuno y acertado. Entre tanta gente inteligente,
Jacobo era uno de ellos. Fue el alma de la propaganda en las campañas
presidenciales de José Vicente Rangel y de Teodoro Petkoff. Un innovador en
la propaganda de un partido que aplicaba un lema de Teodoro, (imaginación
contra dinero). Pero de ese asunto propagandístico me remito al excelente
artículo de Cesar Miguel Rondón en Prodavinci. Jacobo vivió la emoción de
haber sido dirigente de un movimiento político novedoso. Un día, Jacobo se
fue, lo solicitaban desde Nueva York y otros centros importantes del arte para
realizar exposiciones y tenía entonces que pintar. Menos mal que tomó esa
decisión para beneficio del arte y así no presenció la debacle masista cuando
un par de oportunistas se unieron para hacer mayoría y aprobar la candidatura
de Hugo Chávez, lo que significaba la negación de lo que el MAS de Jacobo
había sostenido.
Tengo un recuerdo imborrable de Jacobo, siendo yo concejal del Distrito
Federal participé en una exposición de pintura venezolana organizada por ese
artista múltiple, Juan Calzadilla. Se trataba de un intercambio con pintores
cubanos. Se realizó en La Habana, yo como concejal, acompañé a artistas de
la talla de Carlos Cruz Diez, Jacobo Borges, Oswaldo Vigas, Mercedes Pardo,
Hugo Baptista, Pedro León Zapata, Manuel Espinoza y otros a La Habana. En
una visita que hicimos al Museo de Arte Cubano donde había obras valiosas de
Wilfredo Lanz, Amelia Peláez, René Portocarrero, Mariano Rodríguez, estos
dos últimos nos acompañaban. Recordé algo que había leído de Alejo
Carpentier, quien decía que la burguesía cubana era muy culta y compraba
obras valiosas de grandes artistas. Cuando la revolución triunfó, muchos de
estos grandes ricos se marcharon, pero no pudieron llevarse las obras de arte
porque Fidel Castro hizo un decreto expropiándolas y pasaron a ser patrimonio
del museo habanero. Recuerdo que ante cada cuadro importante Jacobo se
detenía y nos daba una clase magistral sobre aquella obra y lo que el artista
quiso expresar, mostrando su erudición mientras Zapata hacia un buen chiste,
con lo cual demostraba también su dominio del don de la palabra.
Jacobo fue un dirigente del MAS. Recuerdo que en las reuniones cuando no
hablaba, dibujaba a los otros compañeros. Esos retratos nos los regalaba
después. En su historia está también esa gran obra que fue "Imagen de
Caracas" con motivo de los 400 años de la Ciudad. Indudablemente un gran
artista y un gran venezolano.