Páginas vistas en total

AGUA, ENERGÍA Y ELECTRICIDAD


Por Ing. Eduardo Páez-Pumar H
aipop@aipop.org

En temporadas de condiciones climáticas adversas como la que estamos viviendo, es cuando se le ven las costuras al déficit en la infraestructura; particularmente en los sectores energético, eléctrico y de suministro de agua. Entre estos tres sectores existe una relación mucho mayor de la que la gente se imagina.
Cuando se registran en una región del país apagones no programados, como los ocurridos en Barquisimeto entre abril y mayo (77 apagones con 375 horas sin suministro eléctrico en abril), dejan de funcionar los sistemas de bombeo y se requieren 24 horas para reiniciar el proceso de presurización de las tuberías; e incluso se han quemado 13 motores valorados en 17 millones de bolívares. Esta situación es peor en Caracas donde los desniveles son mayores y el proceso es más complejo.(...)
Al quedarse sin agua el embalse de Canoabo, se quedó sin agua el acueducto que surte a Puerto Cabello y que surte también, vía una tubería de 20 pulgadas, a la Central de Planta Centro, que es la central termoeléctrica más grande del país. La situación está tan grave que han tenido que contratar un buque tanquero con 4 millones de litros de agua para que la planta continúe operativa.
Producto de la sequía que los análisis de predicción climática previeron a partir de mediados del 2014, Colombia suspendió el suministro de gas a Venezuela con la finalidad de producir más energía termoeléctrica y proteger sus embalses. El gas colombiano alimentaba las plantas termoeléctricas Rafael Urdaneta, Ramón Laguna y Termozulia y además a la Petroquímica El Tablazo. Como Venezuela tiene un déficit de gas de 2.970 millones de pies cúbicos diarios, Corpoelec se vio obligada a alimentar las centrales con combustibles líquidos que también escasean en el país.
Pero lo más grave que está ocurriendo, es que por existir baja disponibilidad en las centrales termoeléctricas, se ha venido sobreexplotando a Guri, que para el viernes 15 de este mes se encontraba 21,17 m por debajo de su nivel máximo y próximo a alcanzar el nivel más bajo del 2010. Cuando el embalse baja en estas proporciones se pierde la carga hidráulica y baja la eficiencia de las turbinas lo cual produce una reducción de 1.200 Mw en la generación.
Esta baja disponibilidad de las plantas termoeléctricas y la sobreexplotación de Guri han llevado a la crisis eléctrica actual, la cual ha sido analizada por nosotros en los boletines 225 y 229. La situación es tan compleja que a pesar de presentarse una demanda de 18.200 Mw, la cual es inferior en 600 Mw a la demanda máxima del 2013, ha sido necesario racionar el suministro en ciudades como Maracaibo y Mérida y se ha establecido un horario reducido para las instituciones públicas. El nivel de agua de Guri ha bajado tanto, que la Torre- Toma que alimenta el acueducto de Upata se ha quedado con las Tomas por encima del agua. Han tenido que improvisar instalando balsas-tomas, operando a duras penas; por lo cual Upata no tiene agua.
En el caso del Sistema Tuy III del Acueducto Metropolitano de Caracas, para conservar el nivel del embalse de Camatagua, hoy a una tercera parte de su capacidad, se cerró la descarga del río Guárico que alimenta la represa del Guárico. Al perder su principal fuente de agua, este embalse se secó y no habrá agua para el riego de las siembras de arroz y otros cereales. Tampoco habrá fertilizantes por la falta de agua y gas en El Tablazo.
Como hemos visto, la operatividad de nuestro país está muy ligada a su infraestructura y al manejo de la energía. La experiencia de los últimos 16 años ha sido catastrófica, a pesar de las inmensas sumas de dinero que han entrado por la venta de petróleo. Mientras que en los 40 años de la República Civil se construyeron 83 embalses, en los últimos 16 años solo se han terminado solo dos. Somos el octavo país del mundo con mayores reservas probadas de gas natural y el primero en América Latina, pero tenemos déficit de gas. Hemos invertido grandes sumas de dinero en nueva generación termoeléctrica e hidroeléctrica, pero con bajos resultados por contratar obras a más del doble del valor del mercado internacional, y muchas de estas obras no se han terminado o están paralizadas, como es el caso de la Central Hidroeléctrica de Tacoa.
La única salida para que se inicie un cambio político que nos libere de la improvisación, la corrupción y el desorden administrativo que está destruyendo al país, es votando en las elecciones parlamentarias para ganar la mayoría de la Asamblea nacional y convocar una Enmienda Constitucional que active el Art. 341 de la Constitución Nacional, para reducir el periodo presidencial y eliminar la reelección indefinida.