Páginas vistas en total

Ecología Social y Desarrollo Sustentable


Motivación

Juan Eliécer Ramírez
Ante el fracaso de los modelos probados hasta el presente (caudillismo, militarismo, autoritarismo, cogollismo, capitalismo, neoliberalismo, etc.) en los que el egoísmo depredador, la arrogancia, el sectarismo, el clientelismo y la corrupción nos han conducido casi hasta la autodestrucción, la Ecología Social irrumpe en el escenario, producto del análisis científico y la reflexión política profunda para intentar detener el desbordamiento de la actual forma de hacer política sobre las relaciones humanas con la naturaleza.
La Ecología Social trae implícita una reflexión sobre la democracia y sobre la justicia ambiental como ampliación de los derechos humanos y de ciudadanía. Reconociendo la complejidad del momento histórico en el que vivimos hoy los venezolanos, es un imperativo que todos tomemos decisiones creativas e inteligentes que nos permitan romper paradigmas y alcanzar nuestros sueños y metas personales y colectivas, para hacer una contribución a la sociedad global, dejando a las generaciones futuras nuestra huella ecológica positiva sobre la madre Tierra.(...)
No hay dudas que vivimos inmersos en grandes contradicciones. Vivimos en un país inmensamente rico en recursos naturales renovables y no renovables, pero sus habitantes cada día percibimos y padecemos el deterioro persistente de la calidad de vida, cierre, confiscación y estatización de empresas, un elevado índice de desempleo, que incide en el auge de la inseguridad y la criminalidad en el país, una situación de estanflación (hiperinflación con falta de producción de bienes y servicios), un incalculable déficit habitacional y un creciente desmejoramiento de los servicios públicos elementales, entre otros síntomas que hacen que vivamos hoy en Venezuela una situación atípica insostenible. Paradójicamente, el constituyente estableció en la Constitución de 1999 el modelo de desarrollo sustentable, previamente acordado de manera unánime por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), lo que la convierte, en teoría, en una de las constituciones más avanzadas del mundo.
Basado en tal premisa y en nuestra incesante búsqueda de la sociedad perfectible, ecológicamente sustentable, estamos construyendo un modelo avanzado de integración de las inteligencias dispersas, con el que cada miembro de la red socio ambiental podrá aportar sus valores éticos y culturales, para la realización plena de la vida en la sociedad, el logro de una sana y dinámica convivencia, que, tomando en cuenta las causas de los conflictos y de las tensiones, busque su solución a través de un diálogo constructivo y de la interacción democrática y que mediante el uso adecuado de la tecnología (Internet, redes sociales,  y el network ) permitirá el empoderamiento creciente en todos los aspectos de la vida de cada miembro voluntario de la singular red socio ambiental, a la que el lector está invitado a unirse.
La sostenibilidad es una cuestión ideológica, antes que un problema ecológico y económico, que exige la incorporación activa y decidida de todos los ciudadanos, como auténticos militantes de la causa ambiental, para transformar a nuestro país y al mundo, para traer un poco más de justicia, amor y alegría. El que de nuestro esfuerzo nadie pueda garantizar un resultado inmediato no puede ser argumento a favor de un estado burgués de tranquila adaptación al orden vigente. El único camino es la acción, vale decir, la creación, seguros de que la libertad del hombre es esencialmente poder creador. elieceramirez@gmail.com.