Páginas vistas en total

El futuro de Pepe Mujica y su esposa Lucía

Mujica será senador y Topolansky, candidata a intendenta

La ex pareja presidencial uruguaya sigue en la lucha política: Mujica estará al frente de la bancada más poderosa de la coalición Frente Amplio y la senadora Topolansky hará campaña para las municipales de mayo.


A diferencia de Mujica, Topolansky proviene de una familia acomodada; compartieron sueños de juventud.
Por Mercedes López San Miguel
José Mujica deja la presidencia con alta aprobación y a sus casi 80 años seguirá en el Congreso cuando mañana asuma su banca como el senador más votado de la coalición de centroizquierda Frente Amplio. Su esposa, Lucía Topolansky, de 70 años, fue reelecta senadora y es la candidata favorita a la intendencia de Montevideo para las municipales de mayo. A esta pareja con vocación política en Uruguay no se la conoce como los Mujica; los medios opositores no se refieren a ellos como un doble comando, sino que hay una opinión generalizada que son Pepe y Lucía, como se puede ver en los grafitti escritos por simpatizantes en tiempos electorales.(...)
Durante el mandato de Mujica se aprobó una importante agenda de derechos civiles: matrimonio igualitario, despenalización del aborto y regulación del mercado de cannabis. Además, el Congreso dio luz verde a una ley de medios en diciembre pasado, que apunta a la democratización de la comunicación, siendo que un puñado de familias son propietarias de los principales medios del país. Mujica suma una popularidad superior al 60 por ciento y fama internacional sin precedentes, gracias a su estilo austero y dotes de orador.
Topolansky, con estilo austero también, la segunda senadora más votada en el Movimiento de Participación Popular –MPP, sector de ex tupamaros dentro del Frente Amplio–, dijo que fue la “mejor soldado” de Mujica en el Legislativo para dar impulso a proyectos que generaron acaloradas discusiones. Esto quedó claro con la discusión del impuesto a los propietarios de tierras de más de dos mil hectáreas –que fue luego declarado inconstitucional por la Corte Suprema– y con la jornada de ocho horas máximo para los peones rurales.
Los orígenes de la pareja son disimiles, pero tienen una historia en común. Hija de una familia acomodada, Topolansky dejó los estudios de arquitectura para sumarse al Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, guerrilla que pregonaba la lucha armada contra el sistema capitalista y donde inició la relación con uno de sus fundadores, Mujica. Tras más de una década de cárcel, se reencontró con su compañero y siguió un camino político similar al de él: en 2000 ingresó en la Cámara de Diputados y en 2009 fue elegida senadora, encabezando la lista más votada.
Hoy Topolansky lidera la intención de voto de las elecciones departamentales del próximo 10 de mayo, en las que se postula como intendenta de Montevideo, según arrojó una encuesta de Interconsult. El bloque de centroizquierda que gobierna Uruguay desde 2005 obtendría el 51 por ciento de los apoyos, frente al Partido de la Concertación, coalición formada por el Partido Nacional (PN) y el Partido Colorado (PC), que llegaría al 31 por ciento. Lucía encabeza los sondeos en el interior de la coalición, dado que también se presentan para el mismo cargo Daniel Martínez y Virginia Cardozo –no habrá primarias, serán los tres candidatos–. El eje central de un eventual gobierno de Topolansky estará en la profundización de la descentralización, aportando recursos económicos y humanos a los ocho municipios y en un conjunto de incentivos para mejorar la limpieza de Montevideo.
Por su parte Mujica, que tiene la bancada más poderosa (30 legisladores en los 75 escaños frenteamplistas), incidirá en debates clave como la aprobación de un Sistema Nacional de Cuidados que apunta a crear centros de cuidado de niños de cero a tres años, ancianos y personas con capacidades distintas, y una reforma de la Constitución que abarque cambios en la Justicia. Es claro que, mientras la salud lo acompañe, va a seguir militando porque no concibe la vida de jubilado. Pareciera que Topolansky tampoco. La ex pareja presidencial no abandona un camino de lucha. TOMADO DE PAGINA 12 .