Páginas vistas en total

LA TORRE DE BABEL La Isabelica en una camionetica




                                                
por JESÚS FRANCISCO GÓMEZ
                                                        
¡La vaina está jodía y se lo llevó quien lo trajo! Dicen unos. ¡Lo que está pasando está en las Santas Escrituras de la Biblia, ni Chávez ni Maduro tienen la culpa de esto! Dicen  otros y, rematan exclamando_ ¡Somos nosotros los culpables!_.  ¡Como ñe! _Le replica el chofer de la camionetica, que hasta el momento no había intervenido_.
Es una Torre de Babel el interior de la camionetica que se ha convertido en un foro ambulante entre Tirios y Troyanos. Nadie se entiende. La discusión es airada. La camionetica se desplaza por la avenida principal de La Isabelica, sentido Plaza de Toros, entre frenazos y cola. Dentro de lo dimes y diretes, una mujer señala con el dedo y exclama _ ¡Miren esos bloques de La Espiga de Oro que en un tiempo los vecinos se preocupaban por mantenerlos limpios y  pintaditos! Funcionaba el Aseo y Ornato, porque funcionaba el condominio y no había las rivalidades que existen ahora. Han dejado que se deterioren tanto en pintura como en servicios. Vean el estacionamiento inundado de aguas negras y putrefactas por la rotura de la cañería cloacal. Ningún propietario o vecino aporta dinero a la Junta de Condominio para que paguen los servicios de  luz, cloacas, agua blanca, basura, corten el monte y a la persona que se encarga de esos menesteres en el bloque. ¡Esto es un desastre! Así están los demás bloques de la urbanización. Tú ves, la culpa es de nosotros_ le cacarea otro pasajero_. No compadre, eso no es así. El culpable fue quien nos inoculó su odio y frustración a nosotros. Dividiéndonos en castas sociales_ le responde el chofer_.(...)

_Ahh! Y qué me dices, chófer, de las avenidas inundadas de basura, del bulevar descuidado que tenemos. ¿Es culpa nuestra, no joda? Ustedes eligieron a Cocciola, un alcalde opositor_ le responde un pasajero desde la parte de atrás.  _ ¡Carajo, chico!, le grita el Chofer, _ Dos cosas te voy a decir. Primero, ustedes eligieron al ladrón de Edgar Parra  que tenía todos los recursos y camiones del aseo del mundo; sin embargo, la situación de la basura y demás servicios eran peor. Segundo, cuando ganó el actual alcalde, el cual no es santo de mi devoción,  derrotando a cien milito, el Gobernador arrasó con todas las competencias de la alcaldía, llevándose consigo  los camiones del Aseo. Por cierto, autor intelectual de la muerte de Geraldine y de otros crímenes que algún día tendrá que pagar.
A ti te consta esa vaina_ Le pregunta el pasajero a la vez que se abalanza, a través del pasillo de la camioneta, contra el chofer. Los pasajeros agitados unos y otros tratan de detener al energúmeno. El chofer evitando la agresión no ve el cambio de luz para estrellarse contra otro vehículo. La intolerancia nos ha llevado a esto ¡Gracias a Dios que no hubo heridos! Pero esto es lo que hay, en esta Venezuela que nos quedó chiquita.

 @chuitoelderosa