Páginas vistas en total

Pueblo saharaui: La dignidad vive en el desierto


Pablo Jofré 



A los Saharauis se les ha robado su territorio y su desarrollo como nación. El año 1991 no se firmó un alto al fuego, sino que un simple armisticio en el que los saharauis asumían el proceso de paz siempre y cuando la monarquía marroquí respetara la decisión del referéndum que debía implementar la ONU. Los saharauis han cumplido, Marruecos y la ONU ¡NO!
Cuando aún no se apagan los ecos de la agresión israelí al pueblo palestino, en la Franja de Gaza. Cuando aún se cuentan los muertos de la enésima campaña militar del gobierno israelí, que pretende exterminar a la población palestina, se viene a la memoria la lucha de otro pueblo, tan valeroso como el Gazetí.

Me refiero al pueblo saharaui, que al igual que el Palestino sufre hace 4 décadas una criminal ocupación que ha cercenado su vida como sociedad, cortando sus sueños en dos, condenado a una parte de la población a vivir bajo la dominación de la monarquía marroquí, y la otra parte a sobrevivir en condiciones extremas en el desierto del Sáhara bajo el amparo de las Naciones Unidas, la ayuda internacional y la solidaridad del gobierno argelino.(...)

El pueblo Saharaui es un pueblo que sufre la ocupación, represión y agresión constante por parte de una potencia invasora, que usurpa el territorio que legítimamente le pertenece al pueblo saharaui y lo mantiene cercado por un muro, tan vergonzoso como el Israelí. El denominado “Muro de la vergüenza” Marroquí se extiende a lo largo de 2.700 kilómetros de alambradas, campos minados y fortificaciones, erigido con tecnología de punta y con la asesoría de técnicos y militares israelitas. Un muro que llena de vergüenza no sólo a Marruecos, sino a todas aquellas potencias que avalan este lento morir de un pueblo valeroso.
En la región de Tindouf a 1500 kilómetros al sur de Argel, capital de la República Árabe de Argelia, en lo que se conoce como la Hamada, en el tórrido desierto del Sáhara con un terreno pedregoso, árido, duro en una de las zonas más inhóspitas del mundo, con temperaturas que alcanzan los 50 grados en veranos y donde la vida animal y vegetal brilla por su escasa presencia, subsisten en condiciones de extrema dureza, aproximadamente 200 mil refugiados saharauis. Familias que durante 40 años han resistido el transtierro, el exilio forzado, tras la ocupación de Marruecos de su patria: el Sáhara Occidental.

En una serie de campamentos que reciben el nombre de sus provincias ocupadas: Djala, Aussert, Smara, El Aaiun, y su capital administrativa Rabouni, la organización del gobierno saharaui y la vocación pacífica, laboriosa y esperanzadora de su pueblo destaca por la disciplina, el vigor y el orgullo de ser Saharaui. La sensación y luego la certeza que se tiene al visitar estos territorio, es que tenemos una deuda con esos hombres y mujeres, que se palpa en cada Wilaya, en cada Dahira, en cada Jaima donde miles de seres humanos sueñan con recuperar lo que les ha sido arrebatado a sangre y fuego.
Las potencias y su inmoralidad
A los Saharauis se les ha robado su territorio y su desarrollo como nación, ya sea por las armas de la Monarquía marroquí cuya figura, Mohamed VI ha incrementado los afanes expansionistas y violadores de los derechos humanos de su padre el fallecido ex Rey Hassan II hasta alcanzar niveles de crímenes de lesa humanidad. Como también por el abandono, el engaño y la traición de los gobiernos españoles, ya sea aquellos presididos por el Partido Popular o el Partido Obrero Socialista Español, que tras la muerte del fallecido Dictador Francisco Franco incumplieron sus promesas y el papel al cual estaban obligados a cumplir: ser garantes del proceso de independencia de su antigua colonia africana.
Únase a ello la función de Francia, como potencia influyente en materia de mantener el status quo de la zona del Magreb y el apoyo incondicional que Paris mantiene por la Monarquía Absoluta Alauita que bajo el amparo y la protección francesa, esquilma y roba las riquezas minerales y pesqueras de la República Árabe Saharaui Democrática en los territorios ocupados. Territorio sujeto a una férrea ocupación militar con enormes similitudes a la implementada por Israel con los territorios ocupados palestinos y que sin embargo, gracias a la política de sometimiento, de ocultamiento que Marruecos, España, Francia y sus aliados occidentales han practicado por 40 años e suna historia d einfamia más ignorada peor no por ello menos sangrienta.
Una de esas similitudes y amplificada a niveles dramáticos, para la vida de miles de Saharauis que viven en sus territorios ocupados, es la construcción del denominado “Muro de la vergüenza” que se extiende a lo largo de la república Saharaui, desde el límite con Marruecos hasta la frontera con Mauritania. 2.700 kilómetros de muro, con una altura de 3 metros dotado de alambradas, campos minados, fortificaciones militares, 120 mil miembros del ejército marroquí, armamento y tecnología de origen israelí y estadounidense, que divide a los legítimos dueños de esas tierras de sus hermanos que habitan los territorios liberados y los campamentos en Tindouf.
En la actualidad, los campamentos de refugiados saharauis en territorio argelino, atraviesan un momento de especial complejidad. Primero, por el impacto de la crisis económica en Europa que redujo drásticamente los niveles de apoyo material de cooperantes y el envío de ayuda solidaria con los refugiado, por parte de las comunidades autónomas españolas, como también de cooperantes y entidades italianas y otros países que al amparo de sus ciudadanos tratan de paliar el daño ocasionado por sus gobiernos. La población de las Wilayas en Tindouf viven momentos difíciles en materia de alimentación, salud, medio ambiente y agua: todo ello bajo el marco de un proceso político de autodeterminación que no avanza, cuya solución no se ve cercana y que genera tensiones lógicas en una comunidad con una paciencia que se vislumbra esté pronto a acabar.
Adicionalmente hay que considerar el hecho, que el proceso iniciado por las Naciones Unidas a partir del año 1991 cuando cesan las hostilidades armadas entre Marruecos y el Frente POLISARIO no desemboca en ninguna situación política favorable a las pretensiones saharauis, por lo que se están creando las bases para una salida explosiva gatillada por la enorme frustración entre el pueblo saharaui junto a la “pérdida de credibilidad” del organismo internacional. Este estancamiento conlleva un peligro de radicalización de todo el proceso de autodeterminación pues, al no encontrar una solución política basada en un referéndum libre, justo y transparente los saharauis tras el muro y sus hermanos de los territorios liberados comenzarán, con toda justeza a pensar que la vía de las armas es la llave frente a un régimen opresivo, dictatorial y que no da señales de avanzar hacia el reconocimiento en plenitud de los derechos del pueblo saharaui.

Tal peligro ya se vislumbra en las Wilayas, en los corrillos de conversaciones de una juventud que día a día ve con desesperanza que sus anhelos no se concretan. El hecho que el pueblo saharaui concrete el derecho a la libre determinación es también la constatación de eliminar un foco de tensión importante en el norte africano, donde se han vivido procesos de revueltas sociales, derrocamiento de gobiernos corruptos e intervenciones militares que han construido estados fallidos en lugar de consolidar estados democráticos.
La atmósfera que se vive en las Wilayas de los campamentos de refugiados de Tindouf, así como aquello que se vive en los territorios ocupados, es una atmósfera cargada de frustración frente al estancamiento del proceso de autodeterminación ¿cuánto más puede esperar un pueblo por su libertad? ¿Cuánto más puede vivir una sociedad en la hamada seca y sin posibilidades de desarrollo? ¿Cuánto más se puede vivir de la caridad internacional? Ya los jóvenes, las mujeres y los hombres saharauis han dado su opinión con toda firmeza a sus dirigentes: si en abril del año 2015 no hay referéndum el pueblo saharaui, se plantea seriamente poner fin al armisticio firmado el año 1991.
Esto, porque la lucha pacífica tiene condiciones y no es eterna y una de esas condiciones es aplicar el instrumento prometido, que concrete los pasos necesarios para celebrar un referéndum. Si esto no es así la frustración irá en aumento, sobre todo cuando se ve que organizaciones como la ONU, a través de la MINURSO sigue sin hacer nada, convertida en una Misión estéril.
El problema es que cuanta más gente se frustre, más puede radicalizarse la lucha por la libertad. AsÍ visualizado, el Sáhara Occidental puede transformarse, nuevamente, en un campo de lucha, en un escenario internacional nuevo, distinto al siglo XX pero igualmente sangriento y peligroso para el precario equilibrio de toda la zona del Magreb, ya bastante desestabilizado tras los sucesos en Libia y Egipto. En este escenario la juventud saharaui comienza a exigir a las autoridades de su pueblo más acción, menos aceptación de una realidad que se prolonga por cuatro décadas y entrar en una dinámica que les permita concretar sus anhelos. La petición es clara: o se consigue ya el referéndum o habrá que vestir uniforme y lanzarse al asalto del muro de la vergüenza que corta los sueños de alcanzar las costas atlánticas, de recorrer nuevamente sus ciudades y pueblos.
Una de las dificultades de las autoridades del Frente Polisario es que esa exigencia está muy lejos de concretarse sólo por la voluntad del mundo político saharaui y sólo pueden ofrecer más energía pero no una resolución definitiva. Esto, porque la solución final, depende del apoyo de la ONU y de los esfuerzos políticos de países como Argelia, España y Francia. Si la ONU asume de una vez por todas que es incapaz de concretar el postergado referéndum el Polisario y el pueblo saharaui tendrá que plantearse entonces de nuevo el camino de la lucha armada. Recordemos que el año 1991 no se firmó un alto al fuego, sino que un simple armisticio en el que los saharauis asumían el proceso de paz siempre y cuando la monarquía marroquí respetara la decisión del referéndum que debía implementar la ONU. Los saharauis han cumplido, Marruecos y la ONU ¡NO!
Es en este contexto, donde en el tercer lustro del siglo XXI España debe jugar un papel determinante desde el Gobierno central, se lo debe al pueblo Saharaui, se lo debe a su escasa conciencia y para eso se precisa mucha presión desde la periferia como suelen sostener los dirigentes saharauis, es decir, desde las Comunidades Autónomas españolas y su sociedad que es de donde proviene el apoyo y cooperación. Es desde allí donde hay que empujar esa solidaridad destacable en apoyo material, profesional, solidaridad y moral, de tal forma de exigir a los dirigentes políticos españoles que su mirada debe estar puesta en territorio saharaui y no en Rabat, debe estar puesto en los seres humanos y no en los caladeros o depósitos de fosfatos.
Madrid debe ser parte de la solución y no del problema como lo ha sido desde el año 1975, cuando abandonaron a su suerte a cientos de miles de seres humanos amparados en un acuerdo traicionero y miope. España debe tomar la iniciativa y ocupar su puesto en la Unión Europea para ayudar a conseguir que se den los pasos necesarios que permitan realizar el referéndum, tal como lo hizo Portugal con relación con Timor Oriental hace algunos años, tras la ocupación vivida por este país por parte de tropas indonesias. No actuar es seguir avalando el deterioro del respeto a los derechos humanos de la población saharaui en los territorios ocupados.
Violaciones a los derechos del pueblo saharaui, que permanecen impunes tanto porque Marruecos no se da por aludido frente a las acusaciones de organismos de defensa de los derechos humanos, como también porque países como España, Francia o Estados Unidos no interpelan, no presionan o no ejercen sanciones a un país violador de los derechos humanos, como sí suelen hacerlo con otros con los cuales incluso llegan a concretar invasiones, ocupación y transformación política de esos países.
En buena medida, fue en el marco de la lucha del pueblo saharaui donde comenzó en noviembre del 2010, la denominada “primavera árabe” cuando las manifestaciones populares se iniciaron o las promovieron en otros países de la región. En un gran campamento de carpas, Gdeim Izik, en las afueras de El Aaiún, miles de saharauis que demandaban la libertad e independencia, incluidos mujeres, ancianos y niños, fueron salvajemente atacados por militares y fuerzas de la seguridad marroquí, que prendió fuego al campamento, con un saldo desconocido hasta el momento de muertos, heridos y desaparecidos.

En el campamento de Gdeim Izik, 20 mil saharauis plantaron su Jaimas para exigir su derecho a la independencia a inicios del año 2010. Allí los sueños de miles de saharauis fueron despedazados por la cruel represión de las fuerzas policiales y militares marroquíes, que desmantelaron el campamento, detuvieron a centenares de personas, torturaron y enjuiciaron a una veintena de ellas a vista y paciencia de los países europeos, de Estados Unidos, de Francia, de España y su vergüenza eterna y de organismos como la MINURSO, que nada hicieron para detener la orgia de sangre marroquí.
Sin embargo, unos meses después, estos países no dudaron en apoyar el derrocamiento de los gobiernos de los gobiernos de Túnez, Libia, Egipto – gobiernos que esas mismas potencias apuntalaron durante décadas con armas, corrupción, política de ojos vendados frente a las violaciones de los derechos humanos y que frente a la codicia sempiterna, decidieron cambiar de mano la conducción del país. Países que hoy viven situaciones críticas, algunos de ellos, como Libia, en franca entrada a la consideración de Estado fallido luego de ser uno de los países africanos con mejores indicadores de desarrollo humano. Mismo proceso de destrucción y caos que han querido implementar con Siria bajo el gobierno de Bashir al Assad.
El pensador estadounidense Noam Chomsky, el día 20 de octubre del año 2012 y mientras participaba en la Primera Conferencia Internacional de Idioma Inglés, Literatura y Humanidades de la Universidad Islámica de Gaza, llamó la atención sobre los sangrientos sucesos conocidos para desmantelar el campamento Gdeim Izik en El Aaiun Sahara Occidental ocupado por Marruecos. Frente a esos hechos, Chomsky hizo hincapié en que la primera chispa de lo que se conoce como primavera árabe comenzó a partir de allí. “La primavera árabe comenzó, por primera vez en noviembre de 2010 en el Sáhara Occidental, cuando la población se levantó en Gdeim Izik en las cercanías de El Aaiun”. Chomsky realizó una comparación entre la situación en el Sáhara Occidental y la situación en Palestina, para llegar a la conclusión de que quien apoya la continuación de la situación en el Sahara es el apoyo de Francia a Marruecos, y que apoya la continuación de la situación en Palestina es el apoyo de Estados Unidos a Israel.
Si bien organismos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch se han interesado en el tema, ese interés es insuficiente para una monarquía como la Marroquí, que ha hecho del genocidio del pueblo saharaui su forma de hacer política. Esto requiere, por tanto, que la comunidad internacional, y sobre todo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tome la iniciativa de ampliar el mandato de la Minurso para que pueda ejercer un control y un monitoreo de la situación de los derechos humanos. Decisión básica, que ha sido parte de otras misiones de la ONU en otros países y que sin embargo en el Sáhara no se aplica, principalmente porque han sido boicoteadas por España y Francia.
España: Ciega, sorda. Muda e indigna
En el caso de España, la posición de este país, independientemente de quién gobierne o no, hablo del PP y el PSOE, es de una postura ambigua. A veces reiteran el derecho a la libre determinación del pueblo saharaui pero luego venden armas a Marruecos. No se puede hacer una cosa y la otra sin que ello implique una contradicción vital, ambigua y hasta vergonzosa donde de exactamente lo mismo quién sea el que tenga el Gobierno pues suele someterse a las presiones y el lobby de la monarquía Marroquí. Sumemos a ello el oportunismo de socialistas y populares. Cuando el uno o el otro están en la oposición y defienden los objetivos nuestros objetivos, sólo lo hacen como propaganda electoral.
España ha dado pasos muy nefastos, como ha sido, por ejemplo, negarse a introducir un párrafo en el mandato de la Misión Internacional Naciones Unidas Referéndum Sáhara Occidental (MINURSO) que permitiese recoger la supervisión por parte de la ONU de las violaciones de los derechos humanos que se producen cotidianamente en los territorios ocupados del Sáhara occidental y que han sido recogidos en videos y denuncias públicas, pero que no suelen tener el efecto deseado gracias al silencio de los medios de comunicación occidentales que suelen someterse a los boletines oficiales de Rabat.
A esta necesidad que la MINURSO se preocupara – como en otros países donde actúan las misiones humanitarias de la ONU – de la defensa y protección de los derechos humanos de la población saharaui en Djala, El Aaiun, Smara, se opusieron tanto el gobierno español como el francés. Ahora, que la Monarquía española parece vivir una crisis de carácter terminal – con la abdicación de Juan Carlos I en favor de su hijo Felipe de Borbón, que asumió bajo el nombre de Felipe VI – su primera visita en el mes de julio del 2014 como monarca fue precisamente a recibir los parabienes de la monarquía Marroquí, develando con ello la estrecha relación entre las casas reales y el desprecio por los derechos de la población saharaui. Y, como no, lo primero que acordaron ambos monarcas fue ratificar la continuación del robo a las riquezas naturales saharauis al ratificar el acuerdo de pesca con la unión Europea que permitirá a la flota de la UE, principalmente españoles, faenar en los ricos caladeros de la costa saharaui, ocupada por marruecos.
Pueden más los intereses mezquinos y sin vergüenza de estas potencias que el respeto a los derechos de un pueblo sometido a la barbarie y al saqueo permanente de sus riquezas. Felipe VI no es distinto a su padre en materia de someterse a los reclamos marroquíes, de desdeñar conscientemente sus compromisos y sobre todo no honrar la deuda que tiene con el pueblo saharaui. La Monarquía española ha jugado un papel nefasto y preponderante en mantener los lazos con Marruecos, manteniendo aquel paternalismo que acusan los dirigentes saharauis, heredado de Hassan II y con ese peso inmoral, que lo acompañará siempre al dejar el futuro del Sahara en manos de Marruecos y Mauritania.
A todos los niveles, consagrado y esgrimido hasta el cansancio, como un derecho inalienable de los pueblos: La Autodeterminación, en el caso del Sahara Occidental, hace patente aquel cuento infantil de Pedrito y el Lobo, en el sentido que han sido muchos los años de espera para el pueblo Saharaui, con respecto a un proceso de referéndum, auspiciado por la ONU a través de la denominada Misión de las Naciones Unidas para Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) entelequia burocrática, inoperante y que ha jugado un rol lamentable para las aspiraciones del pueblo Saharaui.
Cada cierto tiempo se anuncia que el referéndum viene, que la MINURSO ejercerá su papel, que Marruecos se someterá, para luego hundirse todo nuevamente en el marasmo del olvido, la desidia, la burocracia indolente, la apatía de las potencias que podrán influir positivamente en el sueño de una patria para los Saharauis. En la pasividad de los organismos internacionales, en la negligencia de los políticos de España y Francia, principalmente.
El pueblo saharaui, con su respeto a las leyes internacionales y ante su vocación de sociedad pacífica no ha recibido más que bofetadas, aplazamiento tras aplazamiento a su anhelo de autodeterminación, para un territorio y una población que no descansa en su combate por lograr su definitiva y completa independencia. La lucha pacífica del pueblo saharaui no es eterna, tiene sus condiciones y su paciencia y tiene como eje conductor, como norte de sus acciones el lograr su vuelta a la patria. Si la ONU, si los países como Marruecos, España y Francia, principalmente, no dan los pasos necesarios y de exigencia política y moral, para que se pueda celebrar el postergado referéndum, el Frente Polisario se planteará seriamente si se continúa con un proceso de paz, que sólo los ha mantenido cautivo en la Hamada del Sáhara.
Toda la paciencia tiene su límite
En las conversaciones que este cronista llevó a cabo en los campamentos de Tindouf, en mayo del año 2014, con jóvenes, adultos y viejos, hombres y mujeres, civiles y militares se mencionó, cada vez más como una realidad que la paciencia está llegando a su término, de la necesidad de movilizarse militarmente, como sinónimo de dignidad y del único concepto que los marroquíes pueden entender. Cansados de tanta postergación, de engaños a los que ha sido sometido por España, Marruecos y organizaciones como la ONU, las autoridades saharauis se han planteado el mes de abril del 2015 como una fecha límite. Y se habla de esa fecha pues la propia ONU la ha definido como límite para reorientar su política en el conflicto, hasta ahora un ejemplo de inoperancia y de descrédito como nunca antes una misión de este organismo internacional.
Esta decisión del organismo multilateral permite augurar un cambio en la manera que hasta ahora se ha conducido el trabajo de la MINURSO, sobre todo porque tanto la ONU, los países que la y en especial su consejo de seguridad tiene los medios para imponer el cumplimiento del respeto a los derechos humanos y de las numerosas resoluciones que se han emitido en torno a llevar a cabo el referéndum que permita al pueblo saharaui aspirara su definitiva autodeterminación. Esto significaría, según las autoridades saharauis contactadas por este cronista en su viaje al Sáhara, que si la ONU obliga a Marruecos a respetar los derechos humanos de la población saharaui, en los territorios ocupados, tal hecho supone un giro radical en la forma que la MINURSO se ha planteado su papel y quitarle una base de poder a la monarquía Marroquí.
Si Marruecos continúa su ocupación en el Sáhara es gracias a la represión que ejerce sobre la población, con una política de Estado que tiene el terror como arma principal de lucha contra los afanes independentista de la población saharaui al interior del Muro de la Vergüenza.
Por ello, cada vez que una autoridad de la ONU u otras opiniones relevantes afirman que la MINURSO debe garantizar el cumplimiento de los derechos humanos, Marruecos amenaza con romper con la ONU en una política de chantaje, que a todas luces es inaceptable pero que en el caso de Marruecos se le deja hacer y deshacer bajo el prisma político e ideológico de la defensa de los intereses de occidente en el Magreb.
Las autoridades saharauis han señalado, unánimemente, que la ONU puede y debe, en esta nueva orientación que pretende abordar, imponer sanciones económicas. Pasar del artículo seis al siete de la Carta de las Naciones Unidas que implicaría el uso de la fuerza e imponer así a las autoridades de Rabat el respeto a los derechos humanos de la población saharaui Hay muchas fórmulas y si no se aplican al mes de abril del año 2015 se visualiza que el Frente Polisario pondrá en acción su maquinaria bélica: en compás de espera, aceitada por su experiencia de combate entre los años 1975 y 1991, con el ímpetu de una población que no desea y no puede esperar más. Aupado ello, en el marco de los conflictos internos que enfrenta Marruecos, que no podrá resistir una rebelión social en el seno de su sociedad.
Lo único más certero en esta intríngulis en que se debate el Sáhara, es que la situación no puede continuar en el estado actual. La ONU es consciente de eso, como también del hecho que la población saharaui, en especial los más jóvenes – esa tercera generación que conoce de su patria sólo gracias al relato de sus padres – exige medidas más radicales. Abdelkader Taleb Omar, Primer Ministro de la República Árabe Saharaui Democrática ha sostenido en todos los tonos y los foros internacionales, que La ONU es consciente del peligro que se proyecta sobre esa zona del África el no solucionar de una vez el tema de la autodeterminación del pueblo saharaui.
El enviado personal del Secretario General de la ONU se reunió durante el mes de febrero del año 2014 con los jóvenes saharauis de los campamentos de refugiados y también es consciente que se incuba en el seno de la sociedad saharaui un polvorín a punto de incendiar en llamas todo el Sáhara Occidental e influir en esta llamarada al resto de los países del Magreb. La ONU comprende, que si no hace nada como institución internacional y sobre todos sus misiones como es el caso de la MINURSO, está provocando la radicalización de la juventud.
El Polisario también es conocedor de ello y hace los esfuerzos necesarios, para tratar de calmar las aguas de una efervescencia que se visualiza, que se siente, que está en el aire, en la arena de la hamada, que recorre con su viento las Wilayas de Tindouf y choca contra el muro que atraviesa ignominiosamente el territorio que legítimamente le pertenece al pueblo saharaui. Las autoridades saharauis sostienen, que si la ONU o Marruecos espera que con el tiempo los saharauis van a desistir o van a aceptar la propuesta marroquí se equivocan. Los saharauis tomarán medidas más radicales pero nunca desistirán.
En este panorama de desolación, abandono y represión del pueblo saharaui se ha utilizado no sólo el nombre de la paz regional, el derecho de autodeterminación de las naciones, los derechos humanos u otros conceptos vacíos cuando se trata de cumplir resoluciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU) respecto al territorio saharaui, sino también ha sido una burla constante frente a la determinación de fechas para referéndum, establecimiento de condiciones de gobernabilidad, retiro de fuerzas ocupantes o la decisión de avanzar en torno a la definitiva independencia de la RASD ocupado y sometido a la presencia de Fuerzas militares y civiles.

La dignidad tiene razones que los inmorales desconocen. Parafraseando a Blaise Pascal es posible dar cuenta que el recordar (de este recordis latino, de “volver a pasar por el corazón”) la lucha del pueblo saharaui permite entender que la dignidad de los hombres y mujeres de esta parte del mundo, los eleva a la categoría más alta del ser humano, aquella que habla de una sociedad digna, valiente, clara en sus objetivos , paciente, astuta, valerosa, entusiasta y que a pesar de décadas de despojo, abandono y represión, no flaquea en sus anhelo de una patria que vaya desde Saguia El Hamra hasta el Río de Oro. Desde la Hamada Argelina hasta la costa atlántica. Y eso los indignos, los viles, los injusto y vergonzosos, los que lucran con los derecho de los pueblos, los que envilecen la condición humana, lo desconocen y no lo entenderán jamás.