Páginas vistas en total

Divagancias de los treinta días



        Ing. Gerardo González Blanco                                           ggonzalezblanco@yahoo.com

                                                  I

 Hace mas o menos un mes del 14 de abril. El río de majaderías de la oposición y las patanerías del gobierno ya me tienen hasta la coronilla. No hay día en que no aparezca alguno de estos aspirantes a prócer, de uno u otro cuartel, con una nueva boutade que contribuye a exasperarme y a afianzarme en que mi voto nulo fue la mejor decisión. Me recuerdan a una trifulca entre sordos  “rascaos” con caña  mala. A cada intriguilla de la oposición, que por fin, en 14 años está marcando la agenda política, corresponde una barbaridad del gobierno. Como será este desconcierto que hasta Ledezma y otros semi zombis políticos, para el errático  y cada vez más aterrorizado gobierno, son considerados “peligrosos y desestabilizadores”. Cada vez que veo a este gobierno chusco en acción, me viene a la mente aquello que han dicho muchos antes de mi: “los gobiernos no los tumban, se caen ellos mismos” y para allá vamos. 

                                                                                               II
Lord Palmerstone  fue  un arquetípico hijo de la “grandísima” Bretaña, como decía  Andrés Eloy Blanco para referirse a los hijos de puta ingleses. Fue Canciller del Imperio Británico a mediados del siglo XIX. Una vez alguien le recriminó alguna traición o acción malvada  a lo cual el muy cínico contestó que  “ El Imperio Británico no tiene naciones amigas o naciones enemigas para siempre, el Imperio Británico tiene solo intereses”. Cruel pero brillante, exacta  y lapidaria. Nuestra infeliz diplomacia no entiende eso. El chavismo tiene una visión primitiva de la diplomacia que divide el mundo entre naciones panas y hostiles. Chávez nunca entendió que la diplomacia es un conjunto de reglas  de comportamiento, abominables no hay duda, en que las naciones desde tiempos inmemoriales se han puesto de acuerdo para no vivir matándose entre ellas; y que si tu quieres actuar en el concierto de las naciones, por muy “bichas” que estas sean, hay que aceptar esas reglas, la principal de las cuales es la buena administración de la hipocresía, la mentira y el buen decir.  Lo contrario es aislarse y ser una autarquía absoluta, algo imposible para un país que vive de exportar un recurso único y que importa el 70% de lo que se come. Digo esto porque el pobre Maduro en vez de aprovechar esta oportunidad para enderezar el rumbo y compensar con buena diplomacia la enorme falta que dejó la muerte del caudillo, no pudo tener una escogencia mas infeliz cuando nombró a Jaua como Canciller. Este pobre señor es el “punching bag” del State Department. Cual toro rabioso el muy pendejo acomete toscamente cuanto trapo rojo le tienden. No discierne ni razona. Son lamentables sus bravatas y malsonancias apenas alguien se refiere a Venezuela. Chaderton o Valero, que son los únicos con oficio y veteranía, deberían soplarle a Jaua que no siga cometiendo necedades. Que no siga amenazando con sacar el revólver porque a lo mejor no va a tener ni el poder ni los cojones para disparar.
                                                                             

                                                              III
Ante una pregunta impertinente Einstein dijo que el creía que había dos cosas infinitas: “el universo y la estupidez humana y del universo yo no estoy muy seguro”. Yo francamente creo que esta memorable frase encuentra mucho más aplicaciones inmediatas en la vida cotidiana que su abstrusa y “trincabola” teoría de la relatividad. Es que la estupidez  es pan del día . Si no  veamos el comportamiento de la oposición venezolana. Los tipos por un lechazo histórico que en nada se debe a su accionar político,  perdieron apretadamente las elecciones pero tuvieron una extraordinaria , inesperada y notable victoria política, posicionándose como serios candidatos a tomar el poder en el relativo corto plazo. Pero que hicieron los muy imbéciles, no decidieron esperar y trabajar ese brillante futuro si no que se lanzaron en una clara acción de derrocar al gobierno. Se creyeron que ellos son los dueños de los votos que  los catapultaron a la casi victoria de Capriles y cual escandalosa bandada de guineos y chillando como camión cargado de cochinos se han desparramado por el mundo dramatizando la situación venezolana y pidiendo a gritos que nos intervengan y que nombren de una vez a esa especie de “neo golden boy” en que la habilidosa fábrica de imagen de los medios ha convertido al simplón Capriles.  Internamente se fueron por la avalancha de impugnaciones. Lo malo es (...)
que por lo menos lo que yo he visto que han presentado es una cagada. El mismo cuento del Cisne Negro ruso que tanto billete le reportó a Ricardo Haussman cuando el referendo presidencial. En un alarde de mediocridad creativa vuelven a sacar la vaina de los mochos votantes, de los asistidos, de los muertos votantes, los multicedulados, los homónimos  a los que uno de los empolvaditos que dirige esta campaña le agregó una vaina que llaman “las huellas planas”; porque lo de ese coba de que sacaron “a punta de pistola a los testigos de las mesas” no se lo creyeron ni sus abogados. En síntesis  nada nuevo ni comprobable. Como será que Capriles tuvo que reconocer que “ las máquinas no me robaron el triunfo” reconociendo lo que yo he dicho innumerables veces: tenemos un sistema de captación, transmisión y escrutinio de votos impecable e imposible físicamente de alterar yuxtapuesto a un CNE francamente deplorable y criticable por donde usted lo busque, pero que una vez que la oposición y el gobierno decidieron contarse el 14 de abril, repito y repito, el CNE y sus lamentables rectoras no pueden hacer nada, absolutamente nada para alterar los resultados de las máquinas. Esa estupidez de reconteo manual y revisión de huellas que pregonan la MUD como la “tacamahaca e`ño Leandro” para que Capriles sea proclamado presidente es simple y pura Bull Shit para decirlo en el lenguaje que tanto les gusta a los mudistas.  Todo esto es una fachada, la oposición ya cogió su peligroso camino. Ni que el TSJ se convierta en  el ágora de los 7 sabios de Atenas la MUD va aceptar otro veredicto que no sea el que  ellos y los medios tomaron :“Maduro vete ya y Capriles Presidente”.
Por cierto al abogado impugnador lo vi en Globovisión predicando su sapiencia al trío de “Buenas Noches” donde el  gordo maricón  y cabezón del grupo estaba en un rapture LBGT . Me llamó la atención su aspecto y razonar estólido, su gruesa y achaparrada apariencia , su ordinariez y falta de clase; un balurdo poco apuesto pero bien vestido nada más pero que según esa olla de grillos de la maledicencia que es el twitter, es el marinovio de la vapuleada Mari Cori. Coño, que mala suerte por la paliza y que mal gusto por lo del marinovio tiene esta versión venezolana de Pilar Primo de Rivera.