Páginas vistas en total

PROTAGONISTAS


PROTAGONISTAS

Las tres vidas de Bebo Valdés

Tres vidas vivió Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro (nacido en 1918 Quivicán) todas marcadas por la música y las teclas de un piano que ligaron su nombre para siempre a los años dorados de la música cubana y el jazz latino.

Su primera vida con la música fué a partir de los siete años; cantaba, tocaba maracas y empezaba con el piano. A los 18 años deja su pueblo y entra en el conservatorio. Comenzó su carrera en salas de fiestas en los años cuarenta. Entre 1948 y 1957, Bebo Valdés trabajó como pianista y arreglista de la orquesta de Armando Romeu en el Club Tropicana, para después formar su propia big band: Sabor de Cuba.

Tras la revolución, Bebo Valdés abandonó Cuba, se exilió en Estocolmo donde trabajó como pianista en un hotel y desapareció para el gran público.(...)


Su segunda vida con la música sucede tras 30 años de silencio.  Bebo  retoma su trayectoria a los 76 años con el álbum Bebo rides again de la mano de su paisano Paquito D'Rivera. Pero su relanzamiento definitivo fue gracias a sus intervenciones en la película de Fernando Trueba, Calle 54 .A partir de ahí fueron frecuentes las colaboraciones de Bebo Valdés con Trueba A él le dedicó el director español el documental de animación Chico & Rita, dirigido junto al diseñador Javier Mariscal y cuya banda sonora es del propio Bebo Valdés.

La tercera vida musical de Valdés, comienza en el 2002 cuando llega su éxito de ventas y de público: Lágrimas negras, junto a Diego El Cigala, donde ambos fusionaban jazz latino, música cubana y flamenco.

En el 2009 grabó con su hijo Chucho Valdés, otro pianista grande, Juntos para siempre, el que será su último y el primero de ambos en común, que les valió el Grammy Latino al mejor álbum de jazz.

Este pianista, compositor y arreglista, firmó en su extensa trayectoria 171 obras y acaparó un sinfín de galardones, entre ellos cinco premios de la Música, seis Goya o siete Grammy y fue uno de los músicos más emblemáticos e innovadores procedentes de la isla caribeña por su fusión del jazz y la música afrocubana, que destacó como promotor de «jam sessions» del jazz afrocubano.