Páginas vistas en total

EL DENUNCIADO MAGNICIDIO



Luis Fuenmayor Toro
Personeros del alto Gobierno han afirmado que Hugo Chávez fue asesinado y han señalado la forma utilizada para hacerlo y sugerido sus autores intelectuales. Para el magnicidio se ha usado un método muy sofisticado: la inducción de un cáncer en la humanidad del Presidente fallecido. Sobre este método, desconocido hasta ahora por las ciencias, me he pronunciado con la incredulidad propia de quienes conocen el tema, y he dado decisivos argumentos, que no repetiré en este artículo, pues lo quiero dedicar a un aspecto que creo más importante.
Las afirmaciones del alto gobierno, respaldadas por el presidente Evo Morales, las inició Rafael Ramírez, Presidente de PDVSA, en entrevista de prensa, en la que señaló el uso de desarrollos tecnológicos desconocidos para nosotros; también se lo oímos a Maduro y a uno que otro funcionario de alto nivel, aparte de haber sido expresado en muchos artículos por los hinchas del Presidente fallecido. La situación no es presentada como una posibilidad, sino como algo serio, de lo cual pareciera tenerse evidencias que sin embargo no se presentan junto con las acusaciones.
Que los países imperialistas busquen asesinar a un contrario (...)
de cierta importancia no es algo desconocido. Los intereses del gran capital, sea de dónde sea, están por encima de cualquier consideración moral o ética, de respeto o de comedimiento ninguno. Que un jefe de Estado sea asesinado es perfectamente posible, pues no se han salvado ni siquiera los presidentes de EEUU. Lo que nos extraña es que se haga una denuncia de esa magnitud y no se abra una investigación a fondo, ni se señalen las pruebas de que se dispone. Planteada así, la denuncia sólo tiene propósitos electorales.
Si se cree realmente lo que se afirma o si se tienen pruebas al respecto, lo indicado es abrir una investigación y citar a los denunciantes, para que presenten sus evidencias y digan todo lo que sepan. Citar a Rafael Ramírez y a su hermano médico, quien hace menos de dos años negó la gravedad de Chávez cuando, junto con otros dos galenos, enfrentaron las afirmaciones muy bien fundadas de un cirujano venezolano competente, quien advirtió sobre la seriedad del cáncer del Presidente y dijo que tendría un máximo de dos años de sobrevida, hecho que levantó fieras acusaciones y burlas de los fanáticos, pero que terminó siendo una verdad hoy innegable.
Si las investigaciones se hubieran realizado entonces, se hubiera quizás obtenido información que ayudara al presidente Chávez. Inquieta que una comisión de médicos, entre ellos un hermano de Rafael Ramírez, haya negado el peligro para la salud de Chávez y ahora, su hermano ministro y presidente de PDVSA afirme que fue asesinado por inoculación de un cáncer. ¿Cómo no se dispararon las alertas entonces, si ya Chávez mismo había hecho notar la concurrencia de cáncer en varios líderes sudamericanos? ¿Y cómo no actuó la inteligencia cubana, tan entrenada en lidiar con amenazas biológicas estadounidenses? Muy raro todo…