Páginas vistas en total

GESTIÓN DEL CAMBIO


  ¿Convivencia pacífica o Cambio Social pacífico en Venezuela?

María L. Caseiro / mlcaseiro@cantv.netv


Durante años, hemos visto el poder de la “no violencia” y el efecto sorprendente que los bien llamados maestros de paz, han tenido en la alineación de un mundo más pacífico. En todos los casos, los componentes clave de este proceso de cambio social, ha sido el diálogo, la negociación, la convivencia.
Son muchos los ejemplos en la historia que nos demuestran la existencia de muchas organizaciones orientadas a gestionar cambios de distintos tipos en materia deportiva, cultural, religiosa, educativa o social, que lo hacen con determinación y fuerza. Personajes de nuestra historia reciente como Martin Luther King, Nelson Mandela o Mahatma Gandhi, mostraron al mundo formas de encontrar alternativas concretas a la no violencia para la convivencia.
Movimientos y organizaciones sociales en Venezuela claman por cambios estructurales desde etapas tempranas. Un claro ejemplo de este trabajo en positivo por y para la sociedad, es el que realiza La Fundación Musical Simón Bolívar , una obra social del Estado Venezolano, consagrada al rescate pedagógico, ocupacional y ético de la infancia y la juventud, mediante la instrucción y la práctica colectiva de la música, dedicada a la capacitación, prevención y recuperación de los grupos más vulnerables del país, tanto por sus características etarias como por su situación socio económica.
Otro ejemplo es el programa “Semillitas de Paz”, una propuesta de la Dirección de Educación del Estado Miranda, orientada a la formación en nuestros niños y niñas en habilidades, hábitos, conceptos, nociones y vivencias que conducirán a la formación de valores, cuyo punto central de este proceso es la observancia de reglas de conducta que son socialmente aceptadas y que les permiten regular su conducta de manera mucho más efectiva en etapas posteriores.
Otra referencia interesantísima es el Modelo de Naciones Unidas, donde los alumnos representan a los diplomáticos de los diferentes países miembros debiendo capacitarse en (...)
temas de cultura, política interior y exterior, economía y sociedad, para debatir y resolver temas de tratamiento real en los órganos y comités de la ONU. Este es un modelo educativo y cultural de primer nivel que además de favorecer el crecimiento y la capacitación académica de los estudiantes, facilita el desarrollo de habilidades, como la oratoria, retórica y negociación, que son útiles para la vida personal y profesional de quienes hayan participado.
Soplan vientos de cambio y todos esperamos con confianza, que éstos sean reales.
Ser simples lectores de estas historias sólo aplaza la creación de proyectos innovadores que impacten verdaderamente en la colectividad.
Activemos pues las ideas y la voluntad de las instituciones responsables de las estrategias públicas en Venezuela.