Páginas vistas en total

PARA MEJORAR TU VIDA SEXUAL


 CUÁL ES LA MEJOR HORA PARA TENER SEXO?

Según el psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin el ritmo hormonal para tener sexo cambia durante el día, por lo que las curvas más altas son a las nueve de la mañana y a las cuatro de la tarde.
El especialista explica que por la mañana los hombres tienen sus hormonas sexuales al 100%, mientras que la mujer responde mejor a los estímulos entre las ocho y 10 horas. Por ello, tener sexo a esa hora generará un vínculo más estrecho entre la pareja y el momento se disfrutará al máximo.
Por otra parte, el deseo sexual de los hombres y las mujeres coincide nuevamente después de la comida, por el nivel tan bajo de las hormonas del estrés, lo que genera una sensación de bienestar y satisfacción.
El sexólogo agrega que los niveles de melatonina y el cortisol, que son las hormonas encargadas de producir sueño, se incrementan entre las dos y seis de la mañana, por lo que a esa hora es mínimo el deseo sexual de las personas.

EL SEMEN, ANTIDEPRESIVO?
Según un estudio de la Universidad de Nueva York, el semen es una especie de droga psicoactiva cuyos efectos benéficos actúan como antidepresivos naturales y mejora notablemente el estado de ánimo y las habilidades cognitivas de las mujeres.
El descubrimiento de que el semen actúa como un antidepresivo natural se debe al Dr.Gordon Gallup y a la Dra. Rebecca Burch.
Gallup se topó en los años 90 con el intrigante dato de que, a diferencia de las mujeres heterosexuales sexualmente activas viviendo juntas, lesbianas sexualmente involucradas no exhibían el famoso “efecto McClintok”, en el que se sincronizan los ciclos menstruales de las mujeres que comparten el mismo espacio (al igual que hembras de otras especies). Se sabe que las señales olfatorias o feromonas median la sincronía menstrual.
Gallup y Burch dedujeron entonces que ciertos químicos en el semen humano afectan la biología femenina a través de la absorción vaginal, de forma tal que las mujeres que tienen sexo sin preservativo literalmente huelen diferente que las mujeres que tienen sexo sin condón, o al menos sus cuerpos emiten feromonas que empalman los ciclos menstruales de mujeres cohabitantes.
Dentro del cóctel químico del semen se encuentran varios compuestos que afectan el estado de ánimo, incluyendo cortisol (incrementa el afecto), estrona (eleva el estado de ánimo), prolacitina (funciona como un antidepresivo natural), oxitocina (eleva el estado de ánimo y genera un sentimiento de apego, y se la conoce como “la hormona del amor”), hormona liberadora de tirotropina (también un antidepresivo natural), melatonina (hormona que regula el sueño), y hasta serotonina (el neurotransmisor antidepresivo más conocido).
Experimento
Para probar su hipótesis de que el semen funciona como un antidepresivo, Gallup y Burch hicieron un estudio con 293 mujeres en el campus de la Universidad Estatal de Nueva York.
Las participantes del estudio contestaron un cuestionario sobre su comportamiento sexual reciente, incluyendo su uso de condones.
Cada participante también completó el Beck Depression Inventory, una prueba usada comúnmente para determinar la presencia de síntomas depresivos.
Los resultados mostraron que las mujeres que tenían relaciones sexuales y “nunca” usaban condones mostraron significativamente menos síntomas depresivos que aquellas que los usaban “a veces” o “siempre”.
Estas mujeres que no usaban condón también evidenciaron menos síntomas depresivos que las mujeres que no tenían relaciones sexuales.
Significativamente, las mujeres que usaban condón y tenían una vida sexual activa manifestaron síntomas depresivos en la misma medida que las mujeres que se abstenían de tener sexo.
Lo que sugiere que no es sólo el sexo lo que hace más felices a las mujeres, sino el flujo seminal pulsando en sus venas.
El mismo estudio mostró que sólo el 4.5% de las mujeres que “nunca” usaban condón consideraban la posibilidad de suicidarse, mientras que 28.9% de la que lo usaban dijeron considerar “a veces” el suicido, mientras que el 13.2% de las que “siempre” usaban condón consideraba el suicidio como una opción.
¿Y al revés?
Por último sería interesante descubrir si la mucosa vaginal tiene algún efecto en la psicobiología del hombre, aunque el pene evidentemente no sea una vía de ingestión tan efectiva como la vagina.
No debe ser raro que esta sustancia (los químicos producidos por la mujer durante el acto sexual) tenga alguna ventaja evolutiva en el hombre.

MIS DAMAS, A USAR VIBRADORES! Lo que lograrás…
1. Mayor excitación, orgasmos y lubricación, así como menos dolor en el acto sexual. ¿Por qué? Porque los manejan ustedes solitas y nadie mejor que ustedes para saber dónde les gusta que las toquen, cómo les gusta que las toquen y cuánto les gusta que las toquen.

2. Son más desinhibidas. El empleo de éste les permite mayor libertad para auto explorarse, no sólo sus genitales también otras partes del cuerpo, como es el caso de los senos. Cuando se entregan al placer por un vibrador, en realidad se están entregando al placer que ustedes mismas se dan con una ayudaita (no de Aimara, no).

3. Las mujeres que los utilizan acuden más al ginecólogo porque están familiarizadas  con su intimidad. ¡Adiós tabúes! Como debe ser, por cierto. Todas deberían estar más familiarizadas con sus zona genital que con la Constitución de la República o la novela de las 9pm.

4. Sirve para el tratamiento de la anorgasmia. ¿Qué es eso? Es la triste imposibilidad de alcanzar un orgasmo por traumas sufridos en el pasado. Los vibradores, como verán, no es solo un juguetico sino un aparato médico que funciona para la terapia sexual. Practicando es que uno se supera.