Páginas vistas en total

Los musulmanes en Ramadán fueron los héroes en el incendio de Londres


El Ramadán ayudó a que el número de víctimas del incendio de Londres haya sido más bajo. Los musulmanes eran de los pocos que permanecían despiertos a la hora a la que se declaró el incendio, porque están celebrando estos días el Ramadán, su tradicional mes de ayuno.
Según los preceptos del Ramadán, no pueden comer ni beber durante el día, y solo pueden hacerlo antes de amanecer o después de atardecer. Por eso, muchos practicantes de la religión musulmana suelen levantarse (o no acostarse) y hacer una comida en medio de la noche, que se conoce como Suhur.
El fuego empezó a devorar el edificio sobre la 1 de la madrugada, una hora en la que la mayoría de residentes estaban durmiendo y los musulmanes en pleno Suhur, una comida ligera entre el final de la noche y el comienzo del alba.
Los musulmanes fueron de los primeros en ver las llamas y ayudar a sus vecinos que dormían. Andre Barroso, un vecino de 33 años lo relató así en 'The Independent': “Jugaron un gran papel al sacar a mucha gente del edificio. La mayoría de las personas que pude ver ayudando eran musulmanas. Encima también se pusieron a proporcionar comida y ropa a los afectados”.