Páginas vistas en total

Padre Miguel Matos: Situación que vive Venezuela llega casi al genocidio


Tomado de Noticiero Digital.

 El sacerdote jesuita Miguel Matos, de la Pastoral de Fe y Alegría de la zona Caracas-Litoral, aseveró que la situación actual por la cual atraviesa Venezuela “llega casi al genocidio”. Consideró que las “políticas torpes” de los últimos años han llevado al país a esta situación.
Durante el programa Diálogo con, transmitido por Televen, dijo: “La situación social que estamos viviendo llega casi al genocidio. Estamos viviendo una situación no solo inédita, sino una situación en la cual el camino te lleva a la desesperación. En las escuelas Fe y Alegría no es raro encontrar niños que se desmayan porque no han comido ni siquiera el día anterior o niños que no van a la escuela porque los padres no los quieren enviar sin nada en el estómago (…) La situación social es realmente trágica”.

Carlos Croes señaló: “Sectores del Gobierno dicen que hay una guerra económica, ¿qué piensa?”
“Yo no niego que hay toda una estrategia nacional e internacional que crea problemas sociales, pero yo no siento que esto sea consecuencia de una guerra económica, esto es consecuencia de unas políticas realmente torpes, las cuales hemos venido arrastrando desde hace años y nos han llevado a este callejón sin salida. Pero la guerra económica, sin negar que existan episodios, no se le puede culpar”, respondió el padre Miguel Matos.
Croes preguntó: “¿Cuál es el sistema político que una persona como usted desearía para el país?”
“Siempre me ha parecido incluso más cercano al Evangelio de Jesús el socialismo, pero es que los socialismos son tantos, que no se puede hablar del socialismo. Siento que nosotros empezamos en Venezuela con un socialismo que tenía muchas características de nuestra idiosincrasia, pero que poco a poco nos hemos convertido en un socialismo, un estatismo que ha traído como consecuencia todo el desastre económico, el desastre de la producción, el desastre de la distribución, pero todavía sigo sintiendo que entre el neoliberalismo y un socialismo bien vivido, el socialismo se acerca más al ideal de la felicidad de todos los ciudadanos”, consideró.
“¿Qué papel tendría el sector privado en ese socialismo?”, preguntó Croes.
“Un papel fundamental (…) no son incompatibles. Hay Estados en los cuales hay una opción con el socialismo y sin embargo el sector privado, la propiedad privada, todo eso sigue funcionando sin los abusos de un neoliberalismo craso que sí es contrario a la felicidad de los pueblos”, manifestó.
Por otra parte, se refirió al papel del papa Francisco y a la posición de la Iglesia venezolana con relación a la crisis en el país. “Se ve que (el papa Francisco) no quiere darse por vencido con la situación venezolana (…) El Papa insiste en esa negociación, en esa forma política de juzgar la situación y buscar solución”.
“Por otro lado, tenemos nuestra Iglesia venezolana, que es también víctima de la polarización, no podemos imaginar una Iglesia ajena a lo que se está viviendo en todo el país y hay esos episodios en los cuales de ambos lados, hay sacerdotes que simpatizan con el Gobierno y de alguna manera actúan en consonancia a su ideología, y otros que los contradicen y también tienen sus actuaciones contrarias. A mí me parece que lo que hay que evitar ahí es esa manipulación de lo religioso con respecto a lo político. Ni tiene razón un sacerdote que simpatiza con el chavismo a meter en su lenguaje en su contacto con los feligreses, sus ideas, ni tampoco el que está adversando al Gobierno aprovechar su condición de sacerdote para imponer su ideología”, opinó.
A su juicio, “la Conferencia Episcopal Venezolana se ha ido radicalizando y ha ido exigiendo pasos más concretos y a mí me parece que es una dirección acertada, acertada en cuanto a que va a tono con lo que la sociedad civil va viendo, lo que se va viendo como necesidad de exigir, en este caso exigirle al Gobierno. Pero lo que no está bien es esa pugna ya a nivel de una eucaristía que se te convierte en un acto político de cualquier signo, eso no está bien”.