Páginas vistas en total

MELANOMA. UN PELIGROSO CANCER DE PIEL


Dra. Elizabeth Sanabria Silva

Según la Organización Mundial de la Salud  (OMS) cada año se diagnostican entre 2 y 3 millones de cáncer cutáneo en el mundo y al menos 130.000 son Melanoma Maligno. Actualmente se reporta un incremento en el número de casos y a pesar de las fallas en el registro estadístico en muchos países del orbe es evidente que la tasa de mortalidad por cáncer de piel tiende a elevarse.

ORIGEN DEL MELANOMA.
Es un cáncer de piel que se origina de las células melanocíticas, encargadas normalmente de la producción de melanina de la cual depende la coloración de la piel. Una mayor cantidad de dicha sustancia en la capa cutánea protege de los efectos dañinos de los rayos solares. En individuos de piel muy blanca con poca melanina hay más predisposición al melanoma.
El exceso de radiación ultravioleta sobre la piel debido a exposiciones prolongadas al sol sin una protección adecuada va a desencadenar  una alteración en la división celular de los melanocitos. Ocurre una alteración en el ADN  de dichas células que permite una acelerada división dando origen a la formación de Melanoma.
Este tipo de cáncer de piel puede desarrollarse sobre la piel normal o a partir de un lunar. Es muy agresivo  y puede diseminarse por medio de los vasos sanguíneos y el sistema linfático y dar metástasis a diversos órganos como el hígado, pulmones, cerebro y huesos
Se pueden diferenciar cuatro tipos de melanoma:
*Lentigo Maligno
*Melanoma de extensión superficial
*Melanoma lentiginoso Acral  y
*Melanoma Nodular
Este último tiene una incidencia de 15% y es el más agresivo por su tendencia a diseminarse rápidamente.
FACTORES DE RIESGO.
QUEMADURAS SOLARES.  Está comprobado que el desarrollo de Cáncer cutáneo se relaciona con el efecto acumulativo de las radiaciones solares. Pero las quemaduras solares que ocurren en la infancia y adolescencia aumentan el riesgo de Melanoma precoz. Hay mayor predisposición en personas con quemaduras frecuentes leves a moderadas con dolor, ardor y descamación de la piel.
EL TIPO DE PIEL. El individuo de piel clara, que no se broncea pero se quema con facilidad, es más susceptible para la aparición de Melanoma. Las personas de piel oscura se broncean  más rápidamente y tienen mayor protección  de los rayos ultravioleta. También  hay más riesgo en quienes tienen muchos lunares y antecedentes  familiares de Melanoma.
Es de hacer notar que el riesgo a desarrollar  cualquier tipo de Cáncer se eleva en personas de mayor edad y en quienes presentan un sistema inmune debilitado.
DIAGNOSTICO.
Es muy importante la detección temprana del Melanoma para que no ocurra su diseminación a otros órganos del cuerpo humano. El diagnóstico precoz garantiza una supervivencia mayor a 90 por ciento.  En cambio un diagnóstico tardío reduce las posibilidades de vida a 20 por ciento.
En el hombre, el Melanoma aparece con más frecuencia en cabeza, cuello y tórax . En la mujer, suele presentarse en las piernas. En individuos de raza negra, el Melanoma tiende a desarrollarse  en palmas, plantas y bajo las uñas de manos y pies.
Se aconseja el autoexamen de la piel ante un espejo  y si se observa una lesión sospechosa o lunares con cambio de forma o color, signos de inflamación, bordes irregulares, sangrado, dolor  o picor acudir a un especialista  a quien corresponde una evaluación clínica y, de ser necesario, la realización  de exámenes especiales como Dermatoscopia o Biopsia de piel.  
TRATAMIENTO
La mejor opción terapéutica es la extirpación quirúrgica  de la lesión. Se realiza una escisión dejando un márgen de seguridad  de 1 a 3 cms. Se debe descartar la diseminación  a ganglios y, si se comprueba, está indicada su extirpación. La inmunoterapia con Interferón refuerza la cirugía. En algunos casos está indicada la radioterapia.
MEDIDAS PREVENTIVAS
La principal medida para prevenir el Melanoma es la protección de las radiaciones ultravioleta. Es necesario adoptar normas de prevención como evitar la exposición a la luz solar entre las 11 am y las 3 pm; utilizar diariamente protector solar y  reaplicarlo cada 4 horas cuando se permanece al aire libre; usar ropa adecuada, lentes de sol y gorra o sombrero si se expone mucho tiempo. Cuidar de manera especial a los niños, si son menores de 6 meses no deben exponerse al sol; si son menores de 3 años solo pueden exponerse por cortos periodos de tiempo y siempre con un protector solar de alta calidad.

Es importante recordar que en la aparición de Cáncer cutáneo inciden muchos factores, pero son fundamentales el efecto acumulativo de las radiaciones solares y el factor genético. Muchos estudios demuestran  que algunos individuos ya traen genes que en alguna etapa  de su vida pueden alterarse  y dar origen a un Melanoma.
Es vital  conocer los factores que inciden en el desarrollo de Cáncer de piel. Si se observa alguna alteración cutánea, acudir a un especialista  a tiempo puede disminuir los riesgos que implica el desarrollo  de un Melanoma maligno.