Páginas vistas en total

Los inmigrantes pagan 620.000 pensiones a los italianos, según un estudio

EP / Madrid

 

 El coste de proveer comida y refugio a los inmigrantes ha supuesto el impulso de algunos partidos políticos de la oposición, como la Liga del Norte, que argumenta que el Gobierno trata a los inmigrantes mejor que a los italiano


 
Los cinco millones de extranjeros que viven en Italia pagan las pensiones de 620.000 personas, según un estudio publicado este jueves, el cual subraya una posible ventaja de la mayor ola de inmigración en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.
El informe anual de la Fundación Leone Moressa sobre la «economía de la inmigración» asegura que los inmigrantes contribuyeron 125.000 millones de euros a la economía italiana en 2014 y que los trabajadores extranjeros pagan más impuestos y asistencia social que lo que el Estado gasta en los refugiados y solicitantes de asilo.(...)

«Si el país quiere seguir creciendo en el futuro, no puede hacerlo sin esta nueva generación» de inmigrantes, ha asegurado un miembro de origen marroquí del gobernante Partido Democrático, Jaled Chaouki, en la presentación del estudio.
En 2013, casi 2,2 millones de trabajadores extranjeros pagaron 10.300 millones de euros en contribuciones a la seguridad social, suficiente para 620.000 pensiones, y más de 632.000 negocios estaban regentados por inmigrantes.
La mayoría de inmigrantes trabaja en el sector de la industria y ganan mucho menos que los trabajadores locales, según el informe, ya que cobran una media de 13.180 euros al año, mucho menos de la tercera parte del salario medio de los italianos.
Italia ha rescatado a más de 136.00 inmigrantes del mar en lo que va de 2015, de los cuales casi unos 100.000 viven en centros para inmigrantes en los que el Estado habrá gastado 1.160 millones de euros a final de año, según el Ministerio de Interior.
El coste de proveer comida y refugio a los inmigrantes ha supuesto el impulso de algunos partidos políticos de la oposición, como la Liga del Norte, que argumenta que el Gobierno trata a los inmigrantes mejor que a los italianos.
El informe también apunta que la inmigración, que crecerá del ocho por ciento actual a un 20 por ciento en 2050, podría ser una solución para el envejecimiento de la población italiana. Casi el 12 por ciento de los italianos tienen más de 75 años, una cifra que solo se da en un uno por ciento de los residentes extranjeros. En 2014, la tasa de nacimiento fue la menor desde que se formó el Estado italiano moderno en 1861.