Páginas vistas en total

Presos Políticos



Luis Fuenmayor Toro
No me voy a referir a los presos políticos miembros de la oposición más conservadora y reaccionaria, no porque no me interese su suerte como seres humanos sino porque tienen mucha gente y muy importante, dentro y fuera del país, que los defiende y exige su libertad. Lamentablemente, sus defensores no dicen absolutamente nada de otros presos, también políticos. Es claro que no les importa la suerte sino de sus presos políticos y por ellos mueven mar y tierra, con todo el poder que les da el dinero y sus relaciones internacionales con EEUU, la comunidad de países europeos y muchas naciones de nuestro continente. En mi caso, no estoy de acuerdo con la prisión ni persecución de nadie simplemente por el derecho de opinar y de enfrentar al gobierno y mucho menos con las acusaciones absurdas de golpes y magnicidios, que se hacen alegremente en épocas electorales para luego desaparecer como por arte de magia.(...)
No es la primera vez que se acusa falsamente a quienes se oponen al poder. Ni en nuestro país ni en otros países. Varios de los gobernantes actuales fueron acusados sin mayores pruebas en el pasado adecocopeyano y así como los defendí en aquel momento defiendo ahora a quienes están acusados en la misma forma. La esquizofrenia no me ha afectado todavía, como parece haber afectado a buena parte del gobierno y de la oposición reunida en la MUD. Tampoco he sido afectado por la desmemoria, por lo que recuerdo muy bien a los actores de ayer que hoy están en el Gobierno y a quienes eran gobierno y hoy están en la oposición. Sus conductas son idénticas: antes unos actuaban como verdugos y los otros eran víctimas; ahora, las víctimas de ayer se convirtieron en verdugos y los verdugos pasaron a ser víctimas. No es tampoco nuevo este hecho; ni aquí ni en el resto del mundo.
Quiero referirme a quienes son presos políticos y no son mencionados por el Diario El País de España, ni por la prensa estadounidense ni por ese espacio de “libertad” que es CNN. No llaman la atención del colombiano Pastrana, ni del chileno Piñeira, ni de Felipe González; tampoco del Tío Tom Presidente del norte. Se trata del general Raúl Isaías Baduel, preso ya durante 7 años sin que se produzca el alboroto que indujo unas semanas de Ledezma; hablo de Rodney Álvarez, dirigente obrero de FERROMINERA, acusado de un asesinato que todo el mundo sabe lo cometió un chaveco de ésos con licencia para matar; Rederick Leiva (17 años en SIDOR), Heberto Bastardo (26 años de servicio) y Leinys Quijada, tres sidoristas presos por ejercer el derecho a huelga, conculcado por este gobierno dizque socialista; el insólito caso del abogado Tadeo Arrieche, a quien le extendieron los delitos que se le achacan a su cliente, Abastos “Día a Día”. Es sólo una pequeña muestra. Volveré con más.