Páginas vistas en total

¿Crisis, cuál crisis?



 

,

 cuál crisis?

Con la seguridad que algunos lectores pensarán, ¿crisis?, ¿cuál crisis?, ¿qué crisis?, me permito copiar textualmente una referencia que encontré en Wikipedia, sólo para fines de comprensión.
Crisis, es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución; especialmente, la crisis de una estructura. Los cambios críticos, aunque previsibles, tienen siempre algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad, pues si no serían meras reacciones automáticas como las físico-químicas. Si los cambios son profundos, súbitos y violentos, y sobre todo traen consecuencias trascendentales, van más allá de una crisis y se pueden denominar revolución”.
Hecha esta referencia y usando la lógica en su estado más simple, ahora si se puede decir; que estamos metidos en un berenjenal y esto, ya no pueden esconderlo ni los políticos más ingenuos, ni los empresarios más prominentes, ni las amas de casa más optimistas. A buen entendedor…
Mucho se ha escrito sobre el tema y en el tiempo que nos está tocando vivir, los acontecimientos van tan rápido, que sin darnos cuenta ya estamos metidos en el centro de un huracán categoría 3 (para no exagerar).(...)

Nuestros Gobiernos pasan de negar la crisis, a culpar a los de fuera, de vaticinar futuros promisorios, a dar patadas de ahogado en forma de soluciones, La crisis del sistema está aquí y ahora, la buena noticia es la capacidad del ser humano para reconocer y entender, para crear y poner en marcha nuevas estructuras y  para reponerse. De nuestra actitud y forma de reaccionar, depende el encontrar la solución o quedar atrapados en el padecimiento y las dificultades.

Comparto con ustedes algunas recomendaciones de cómo sacar provecho de lecciones aprendidas. – No perder tiempo lamentándose por el ayer, ese ya pasó. No elucubrar sobre el mañana, ese no ha llegado. Céntrese en lo que hará hoy, si necesita actuar para cambiar una situación o solucionar un problema, actúe hoy. – Aprenda a salir de su zona de confort. Las situaciones de crisis se presentan por cambios inesperados. Cuando esto sucede, las conductas que usualmente mostramos son poco eficaces y desgastantes. Lo más conveniente es aceptarlas y tratar de adaptarnos lo mejor posible, para aprovecharlas y obtener beneficios de ellas. – Olvide el individualismo y busque alianzas para resistir. – Erradique los rumores de su círculo. Evite creer en todo lo que se dice y circula en los medios de comunicación, crea menos en los chismes de pasillo. Antes de correr la voz, verifique que la información sea veraz. – Sea perseverante, pero vaya por el camino adecuado, no se desmoralice y avance,  procure desechar todo aquello que no le ha dado resultado. – Haga valer sus derechos, pero dé el ejemplo respetando los ajenos.