Páginas vistas en total

Brasil crea primera cabra clonada genéticamente modificada en América Latina


El logro forma parte de un proyecto de investigación para la producción de una proteína humana necesaria para el tratamiento del síndrome de Gaucher, una de las enfermedades que más gastos genera en el sistema brasileño de salud pública.

Sao Paulo. La universidad brasileña de Fortaleza dio a conocer recientemente el nacimiento de la primera cabra clonada y transgénica de América Latina, fruto de un proyecto de investigación para la producción de una proteína humana necesaria para tratamiento del síndrome de Gaucher.
La enfermedad, a pesar de ser considerada rara y de carácter recesivo, es una de las que más generan gastos al sistema brasileño de salud pública. Para unos 700 pacientes, el tratamiento cuesta más de US$80 millones anuales.
Luciana Bertolini, investigadora del proyecto, sostuvo que "las personas que tienen este problema no consiguen producir una proteína que metaboliza un cierto tipo de grasa en el organismo. Entonces esa grasa se va acumulando principalmente en el bazo y en el hígado y si no es tratada lleva a la muerte".(...)

Actualmente, el tratamiento consiste en una inyección cada quince días con la proteína glucocerebrosidase, responsable por metabolizar y eliminar esta grasa y sintetizada en cultivos de células de hámsters y zanahorias y comercializado por sólo dos laboratorios en el mundo, lo que lo hace todavía más caro.
"Nosotros somos completamente dependientes de empresas extranjeras actualmente para la producción de este medicamento", recordó Bertolini, quien espera que la investigación genere una producción de cerca de diez gramos de proteína por litro de leche.
La investigación tuvo inicio en 2011 con la colaboración de la empresa QuatroG de la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Río Grande do Sul y con financiación pública por parte de la estatal Finepe.
En el inicio fueron 45 cabras fecundadas con diez y quince embriones cada una, pero sólo una nació saludable y está siendo preparada para tener su lactación estimulada en este año.
La idea es que hasta el final de este año sea posible saber cual es la capacidad de producción de proteína de cabra para a partir de entonces reproducirla e iniciar las pruebas preclínicos, la última fase antes de probarla en humanos y reglamentar el medicamento.
autor
EFE