Páginas vistas en total

Descubren el friso más espectacular de la cultura maya en Guatemala



Un friso de la cultura maya, considerado como el más espectacular hasta ahora visto, fue encontrado en el centro arqueológico precolombino de Holmul, al norte de Guatemala y fronterizo con México y Belice, reveló hoy uno de sus descubridores.

El arqueólogo guatemalteco Francisco Estrada-Belli, director de este centro, explicó en rueda de prensa que el friso, de ocho metros de largo por dos de ancho, fue hallado en una pirámide maya que data del año 600 después de Cristo, decorada con imágenes de dioses y gobernantes y una larga inscripción.

El  hallazgo se hizo durante la búsqueda de indicios relativos a una tumba encontrada en la parte superior de un edificio del centro arqueológico maya, la cual estaba vacía. Sin embargo, bajo la estructura se encontró una tumba con los restos de un individuo acompañado de 28 vasijas cerámicas y una máscara de madera, por lo que se cree que pudo haber sido un gobernante o miembro de la elite de Holmul, dijo.
(...)

Las investigaciones para determinar la identidad de este personaje y las circunstancias en las que vivió dieron origen al descubrimiento de este friso decorativo en el edificio asociado a la tumba, subrayó el arqueólogo.

Estrada-Belli reveló que la composición incluye tres personajes principales que visten ricos trajes de plumas de quetzal (el símbolo nacional) y de jade, sentados sobre cabezas de monstruos ‘witz’. El personaje central se identifica como Och Chan Yopaat por los signos jeroglíficos en su tocado y en el texto debajo de su imagen.

El experto añadió que desde la boca del monstruo central se desprenden dos serpientes emplumadas de las cuales emergen los ancestros y cerros laterales. Enfatizó que entre ellos están las figuras de dos dioses ancianos, que le otorgan al personaje central un objeto identificado por un signo jeroglífico que ellos creen que significa "primer tamal" (ofrenda de comida). En la parte posterior de los tres personajes está una banda de símbolos astrales conocida como "banda celestial".

Estrada-Belli recordó que la primera investigación en Holmul data del periodo clásico y preclásico y se realizó en 1909. Su equipo la retomó en el 2000, pero ya no continuó por falta de recursos.

Sin embargo, con el apoyo de las fundaciones estadounidense Alphawood, Maya ArcheologyIniciativa, National Geographic Society y el aval académico de la Universidad de Boston, reinició los trabajos el año pasado.

"Este es un hallazgo extraordinario, es una obra de arte que también nos proporciona mucha información sobre la función y significado del edificio", destacó.